Luis Miguel, la serie: Resumen capítulo 11 (Spoiler)

362

En el capítulo que se lanzó el día de ayer 1 de julio, Luis Miguel decide pedir ayuda a Federico de la Madrid para poder contactar a Mossad, un servicio de inteligencia israelí, con la intención de encontrar a su madre Marcela Basteri.

Tras confirmar que la mujer del psiquiátrico no es su madre, Luis Miguel regresa a México con la firme intención de dar con el paradero de Marcela Basteri, aunque para ello tenga que pedir ayuda a Federico de la Madrid, el novio de Érika (Issabela Camil) e hijo del ex presidente Miguel de la Madrid. Sin embargo, antes tendrá que sortear varios problemas por el lanzamiento de su nuevo álbum. El compositor Juan Carlos Calderón no ha logrado componer a tiempo los temas para el siguiente disco de Luis Miguel, quien forzosamente debe lanzar un nuevo álbum para cumplir su contrato con WEA. Gracias a una charla con Érika, al intérprete se le ocurre grabar nuevas versiones de temas clásicos, por lo que pide a Armando Manzanero que lo apoye como el productor de su nueva placa discográfica.

Luis Miguel esta consciente que le quedan pocas opciones para encontrar a su madre, recurre primero a Miguel Alemán Magnani, con la esperanza de que el abuelo de su amigo, el ex presidente Miguel Alemán, lo pueda contactar con el FBI o El Mossad. Sin embargo, su tocayo lo desanima al decir que es poco probable que su abuelo, quien gobernó hace ya cuarenta años, aún cuente con los contactos.  A Luis Miguel no le queda de otra que hablar con Federico de la Madrid. Pero un inesperado problema arruina sus planes. Fede se ha enterado que Érika, su novia, pasó la tarde con el cantante. Presa de los celos, el hijo del ex presidente decide dar por terminado su noviazgo con la joven modelo y cuando LuisMi le llama para pedirle ayuda, lo llama cínico y le cuelga el teléfono. “No piensas en nadie más que no seas tú. Me acabas de joder al único contacto que tenía para encontrar a mi mamá; ¿te das cuenta de eso o no te da para más?”, le reclama Luis Miguel a Erika, que días más tarde logra hablar con Federico para pedirle que ayude a Mickey. El hijo del ex presidente finalmente accede a tener un encuentro con el cantante.  Aunque El Sol le ofrece disculpas y le aclara que nunca sucedió nada con Érika, Fede abandona el restaurante en que charlaban y deja a Luis Miguel sin ninguna esperanza de recibir ayuda.  Sin embargo, en plena grabación de su próximo álbum, Mickey es sorprendido cuando Federico aparece para informarle que habló con el Estado Mayor Presidencial y le ha conseguido una cita para que exponga su caso. Tras ello, un agente de El Mossad se presenta en las oficinas de Hugo López y le informa al cantante que no suelen brindar sus servicios para asuntos personales, pero que harán una excepción en atención a Miguel de la Madrid. A tal efecto de comenzar la búsqueda de Marcela Basteri, el israelí le pregunta a LuisMi cuándo fue la última vez que vio a su madre.

Un recuerdo de Mickey nos hace viajar en el tiempo seis años atrás, a 1985, cuando los problemas familiares que vivieron los Gallego Basteri llegaron a su límite, lo que finalmente concluyó en la partida y posterior desaparición de Marcela.

A punto de que Luis Miguel inicie su gira por América Latina, su madre descubre que Luis Rey le ha estado siendo infiel y que, incluso, le ha pagado múltiples viajes a Rita, la presunta tutora de Mickey. Al enfrentar a Luisito, éste se burla de Marcela, quien le anticipa que va a dejarlo. “Me dejas y te mato”, le responde el villano de la serie.  Sin hacer caso de la amenaza de Rey, Marcela decide viajar a Argentina y sorprender a Luis Miguel, quien está a punto de ofrecer un concierto en Luna Park. Conmovido ante la presencia de su madre, el cantante le pide subir con él al escenario y ahí le canta el tema “Marcela”, ante los gritos y aplausos del público. Al día siguiente, Mickey disfruta de la compañía de su madre, sus hermanos Álex y Sergio, y de Cata —madrastra de Marcela—, sin embargo la felicidad se ve interrumpida cuando llega Luisito Rey para comunicarle a sus hijos que su madre y él se van a separar. Entre lágrimas y confusión de sus hijos, Rey les pide elegir con quién desean vivir. Mientras que Álex opta por Marcela, Luis Miguel decide partir con su padre rumbo a Londres.  Pero las palabras que Marcela gritó a Luis Rey en 1985 resuenan en la vida del español seis años después. “Todo lo que eres, todo lo que tienes es gracias a él. Lo sé yo, y lo sabes tú mejor que nadie”, le había dicho Marcela. Rey graba un disco que ninguna disquera acepta distribuir, es más, muchos de los ejecutivos que acceden a conversar con él, lo hacen imaginando que Rey les ofrecerá algún proyecto relacionado con Luis Miguel. Con visibles problemas de salud, Rey regresa a México con la esperanza de que su hijo lo perdone. Tras hablar con McCluskey, logra ingresar al backstage en un concierto de Luis Miguel. “Hijo”, le grita Rey al ver a Mickey, pero éste sólo reacciona sorprendido, para segundos más tarde seguirse de largo, como si nunca hubiera conocido a su padre.