Tardan más de 2 horas en abrir casillas en Ecatepec

136
Foto: Daniel Moncada

Apenas con 12 minutos después del inició oficial de la jornada electoral a las 08:00 horas de la mañana, un total de 11 personas ya están formadas para votar, 3 jóvenes y 8 adultos.

Otros más aglutinados a los alrededores, en su mayoría con una mirada de colusión entre si para desarrollar una artimaña que han estado practicando desde hace días atrás. Personas de la colonia que toda su vida se la han pasado en la grilla, intercambian miradas y diálogos furtivos.

Poco a poco van llegando más personas para ejercer su “libre derecho al voto”, los jóvenes brillan por su ausencia en una colonia llamada “La Popular”, en el municipio de Ecatepec del Estado de México. Son 8:15 de la mañana y los adultos mayores se impacientan, presionan a los del INE y los vecinos grilleros que se les vio entrar con hojas membretadas del Partido Revolucionario Institucional, partido que ha gobernado por mucho tiempo el municipio y la entidad mexiquense.

Dan 8:21 y aún no abren la casilla ubicada en la escuela primaria -ahora de tiempo completo- “El niño artillero”, trabajadores del INE salen de la escuela, piden ayuda a los votantes para empezar con las elecciones, pues no pueden por falta de personal, les faltan 4 para poder comenzar las votaciones más grandes del país, en esta localidad.

También aclararon que los que entraron eran representantes de partido y no podrían colaborar como ayudantes en las votaciones. De las once personas para votar ahora hay tres, pues se cansaron de esperar las elecciones que aún no comienzan casi a media hora del banderazo oficial. Una trabajadora del INE llega, les faltan tres persona.

“Que ya comiencen señorita, para que quiere a todos esos allá adentro, solo sirven para estorbar, ya empiecen”. A ese comentario de una votante de cabecita blanca, la capacitadora del INE pidió ayuda a tres personas, sin embargo, expresó, “pues es que nadie quiere participar”.

Uno de los que acaban de llegar a formarse, creando una fila desordenada de 5 personas, dice “pues es que allá les dieron 3000 pesos, aquí quieren por 450 pesos”, y otro señor remata, “y sin desayuno”.

El sol empieza a pegar en las nucas de quienes se pararon temprano para ejercer su derecho al voto.

“Pues así mucha gente va a dejar de votar”, dice un señor de aproximadamente 60 años, a lo que otro responde, “es que es el pinche gobierno”, con inflexión de frustración e inconformidad.

“Alguien que guste ayudar en la casilla básica de la A a la G y de la G a la P; dos en la básica y uno de la G y la P”, vuelve a insistir la joven ayudante del INE de 20 años de edad. Las personas rehúsan por no poder votar y que tienen que trabajar, excusando que no pueden participar en esta labor cívica como lo menciona la joven que cree en la democracia, la Constitución y el Estado de Derecho.

Ya son 8:45 y los ánimos se mantienen en buen termino, las personas de la colonia se conocen e intercambian diálogos que sólo ellos entienden; sin embargo, la paciencia no dura para mucho.

“Yo ya fui a tres secciones y nadie ha armado nada”, dice un trabajador del INE que llegó tarde.

Al rededor de 41 personas se encuentran a las afueras de la escuela elegida para la sección 1649, entre representantes de partido, votantes en su mayoría y la capacitadora del INE de cabello corto que ve este ejercicio como una labor cívica.

“Faltan en todos lados”, le dice una trabajadora del INE que acaba de llegar, a lo que la joven de cabello corto responde, “es igual en todos lados”.

“Tengo secretarios lo que me faltaron fueron escrutadores, hasta eso tuve suerte”, comenta la misma chica.

“Ahorita ya comenzamos”, dice una señora que se animó a participar y cubrir a uno de los que faltaron, solo les faltan dos, ya son las 8:56 de la mañana y las personas empiezan a quejarse.

Avanzan los minutos, pasa la primera hora y aún no comienzan las instalaciones, mucho menos las votaciones; “¿todavía no pasas?”, le pregunta una señora de edad avanzada a su esposo, con cara de estupefacción.

Ya son 9:22 y hay casi un centenar de personas afuera de donde votarán los integrantes de la sección 1649, sin embargo aún falta una persona forzosamente que comiencen sus apellidos de la G a la P. Los ánimos se suben entre las personas, pues ya tienen que trabajar y quieren ejercer su derecho al voto.

En punto de las 9:30 ha llegado el último voluntario para comenzar la instalación, aun falta que empiece la votación, sin embargo las personas aplauden el inicio de la instalación hora y media después de lo establecido en la ley electoral.

Pasan 10 minutos, los votantes ansiosos empiezan a tocar la puerta de la escuela y a corear, “Que se apuren, que se apuren”. Desde adentro les contestan los voluntarios capacitados por el Instituto Nacional Electoral.

Faltan 15 minutos, las personas comienzan a quejarse cada vez más, le gritan a la capacitadora del INE a qué hora van a comenzar, a lo que responde que en 35 minutos, enfurecidos por el sol y la tardanza, incluso una señora comenta “esto huele a fraude”.

Son las diez de la mañana, sujetos con radios salen y avisan que en 10 minutos se comenzarán las votaciones, las personas enfurecidas gritando que es fraude, pues también cerrarán las casillas a las 6 pm, sin alargar la jornada pese al retraso de más de 2 horas.

Dan las 10:15 y comienzan a formarse por letras, a la A a la G, de la H a la P y de la P a la Z, “nunca en mi vida había sucedido esto”, comenta una señora sextagenaria.

Con dos horas y cuatro de tardanza, comienzan las votaciones más grandes en la historia del país, en la escuela primaria El Niño Artillero.

De acuerdo con información del INE, los distritos con más renuncias de funcionarios de casilla, además del 20 por ciento de Nezahualcóyotl, son 12 de Ecatepec, con 41 por ciento, el de Tecámac, con 40 por ciento, el 37 de Cuautitlán, con 43 por ciento, y el 39 de La Paz, con 39 por ciento.