De escuela brasileira…

LOS TÉCNICOS DE BRASIL Y MÉXICO SE ENFRENTARON EN ALGUNA OCASIÓN EN LA LIGA AMAZÓNICA; HOY BUSCAN EL TRIUNFO MÁS IMPORTANTE

32

Samara, Rusia.– En sus tiempos en el Brasileirao, Tite, y Juan Carlos Osorio, su homólogo por México, se vieron las caras en un partido. Corinthians 1-1 Sao Paulo, fue el marcador, el colombiano recuerda que su escuadra, la paulista, estrelló dos balones en el madero, en el travesaño, puntualmente.

Y hoy que este par se verán las caras, en el partido tal vez más importante de sus carreras en los banquillos, no tienen más que flores cruzadas, pues además, se considera el uno al otro, como parte de la élite de entrenadores.

El de la verdeamarelha, sin jugarle tanto al misterio, adelanta al equipo que alineará, “ya está confirmado, es el que acabó con Filipe Luís (como lateral izquierdo)”, con esto, se confirma la ausencia de Marcelo, pues no practicó en los últimos días.

De lo que espera del Tricolor, dijo que “nosotros nunca sabemos lo que los adversarios preparan. México es un equipo equilibrado, que tiene una construcción basada en los extremos, con una línea de cuatro abajo que defiende muy bien”.

Para ganarle al Tri, consideró que “mi expectativa es que repitamos el patrón que vimos en el último partido, y que de ahí vaya a más, ese es mi reto, y espero que repitamos el sistema del último compromiso”.

PURO FUTBOL

El profe Osorio, a su estilo, negó creer en cosas extrafutbol, no tiene talismanes ni nada de eso.

“Supersticioso, para nada. Yo creo en el trabajo, en tener jugadores buenos, y tener buenos planteamientos para el siguiente partido. Del quinto, por respeto, digo que nos merecemos estar aquí, desde hace meses pensamos que podríamos enfrentar a Brasil”.

Respecto a la táctica, el colombiano desmenuzó que “me parece que lo de defender con una defensa impar y dos volantes, es una posibilidad, pero de nuestra idea de juego está el causarle al rival problemas defensivos. Pondremos un equipo en cancha con mínimo de cinco jugadores ofensivos, o cuatro y dos mixtos, como Herrera (Héctor), que lo conocemos.

“Disputarle la posesión, estar muy atentos en la igualdad numérica en el último tercio. Trataremos de tomar las medidas, no sólo preventivas, si no ojalá de sacarle esa ventaja al juego, que los muchachos controlen (manejen) el peso emocional del partido”, agregó.

En tanto, el seleccionador fue enfático y mantuvo lo de otros partidos, como se diría coloquialmente, no piensa echar el camión atrás. “Vamos a tratar de disputarle la posición, tenemos jugadores con mucha calidad. Cuando podamos atacar, el juego nos marcará la pauta. No meternos en nuestro arco”.