Sicario: Día del Soldado Problemas en la Frontera

44

Una película extraordinariamente tensa y oscura, con actuaciones más que brillantes de Brolin y Benicio del Toro

EN 2015 TUVIMOS la prime­ra entrega titulada Sicario, diri­gida por Dennis Villeneuve de manera exquisita, y protago­nizada por Emily Blunt, quien entrega un papel sólido e inte­resante. En esta ocasión, la cin­ta cuenta con los estelares de Josh Brolin y Benicio del Toro, que regresan para representar los papeles de la primera en­trega. El guion corre de nuevo a manos de Taylor Sheridan.

 

Sin duda, Día del Soldado vale muchísimo la pena de ver. Con­tiene una excelente fotografía, un increíble soundtrack, ade­más de las brillantes actuacio­nes de los mencionados Josh Brolin y Benicio del Toro, que simplemente se llevan toda la película. Una historia tensa, os­cura, bien estructurada y que sin duda te tendrá al borde de su asiento.

En esta ocasión, la trama deja un poco de lado la lucha contra el narcotráfico que habíamos podido experimentar en su pri­mera entrega, dando paso a un conflicto también interesante y muy trascendental, el terroris­mo. Un conflicto contra el Islam que se vive en el borde de la frontera entre México y Esta­dos Unidos. Lo que sí dejan un poco de lado y que me parece era lo más importante en Sica­rio, el dilema moral e idealista que vivía el personaje de Emily Blunt, que provocaba un con­traste muy drástico en cuanto al entorno y la realidad que nos presentaban.

Sin duda, Sicario: Día del Sol­dado, es una excelente película que vale mucho la pena de ver, más si fueron amantes de su primera entrega, es una cinta dinámica, llena de acción, con enfrentamientos muy bien eje­cutados y un frenesí que los tendrá pidiendo por más.