Por si las dudas

46
Rodrigo Mojica

Ekaterimburgo, Rusia.– De la nada, cuando el Centro de Medios del Estadio Central de Ekaterimburgo ya había prolongado sus minutos de servicio, entró uno que parecía como un comando armado tipo película.

Enseguida a la mente se vino la vez que nos tildaron de terroristas en las instalaciones del Dynamo de Moscú, que han servido como búnker para la Selección Nacional.

“Ya valió madres otra vez”, pensamos, pues la manera en que algunos elementos del ejército local entraron, apuntaban a que iban por nosotros.

Pero no, aunque nos miraron de reojo, está claro que no éramos el punto a combatir, porque más bien, con perros especialistas para detectar armas, artefactos explosivos, y toda clase de aditamentos que podrían ser prohibidos, esto apuntaba a un operativo buscando algo.

¿Será que les avisaron de una amenaza de bomba?, justo en nuestro lugar de trabajo. Eso parecía, y enseguida se nos hizo un nido en la garganta, sí, un nido. Estábamos en peligro.

Los integrantes caninos hicieron su labor, pero no, nada de alarmas o avisos anónimos, los rusos siguen pendientes del tema referente a la seguridad nacional.

El Mundial ya casi define los cruces de Octavos de Final, éste entra en su recta final, pero siguen siendo minuciosos en los detalles, porque aún no podría hablarse de que el certamen está a salvo.

Uno de los uniformados, con rostro adusto, y apenas gestos, nos explicó que es una operación que realizan diario, como parte de las actividades para garantizar que todo está en orden.

Mientras, sí nos metieron un sustote, porque además nos corrieron por excedernos del tiempo en que puedes chambear en este sitio. Ni hablar