Tic, tac reloj biológico masculino

57

Los hombres no son inmunes a los efectos del envejecimiento en su sistema reproductivo. la edad de un hombre puede afectar su fertilidad

A DIFERENCIA de las mujeres, que nacen con un número finito de óvulos, los hombres conti­núan produciendo esperma a lo largo de su vida. Algunos pue­den engendrar hijos hasta los 60 años o más, una edad en la que los relojes de la mujer han dejado de funcionar.

El concepto de reloj biológi­co siempre se ha asociado a las mujeres, a pesar de que los es­tudios realizados durante los úl­timos años han demostrado que es un tema que también afecta a los hombres.

Los hombres forman nuevos espermatozoides a lo largo de sus vidas. Los espermas existen­tes, en tanto, replican su ADN y luego se dividen en dos, una y otra vez.

A pesar de esta afirmación, las investigaciones afirman que cuanto mayor es el va­rón, más difícil puede ser para una pareja concebir un bebé. De hecho, los padres mayores también son más propensos a ver a sus parejas sufrir abortos involuntarios en el embarazo. Asimismo, la edad más avan­zada del padre también puede desencadenar problemas de salud en un niño.

Hombres maduros

Cada vez son más los fundamen­tos para sostener que los hombres también tienen un reloj biológico.

Cuando una mujer supera los 30 años sin haber tenido hijos, es pro­bable que escuche consejos que la advierten sobre los riesgos de esperar para quedar embaraza­da. Asimismo, la edad de un hom­bre puede afectar la salud de su descendencia.

El estilo de vida

Sin duda esto determinará si un hombre puede ser fértil toda la vida. También hay una creciente evidencia de que lo que un hombre come, be­be y fuma, e incluso el estrés que experimenta en los me­ses previos a la concepción, pueden influir en la salud de su esperma y, potencialmen­te, en la salud del bebé.

El reloj biológico de los hombres

Actualmente, el término reloj bioló­gico se usa comúnmente para refe­rirse al envejecimiento reproductivo de las mujeres. No obstante, la idea cada vez es más aceptada y aplica­da para los hombres.

Es solo en la última década que algunas personas han comenzado a argumentar que el concepto tam­bién puede aplicarse a los hombres.

La madurez masculina

Los hombres forman nuevos esper­matozoides a lo largo de sus vidas. Los espermas existentes, en tanto, replican su ADN y luego se dividen en dos, una y otra vez.

A pesar de esta afirmación, los especialistas en salud afirman que los hombres no son inmunes a los efectos del envejecimiento en su sistema reproductivo.

El impacto de los hábitos

Los problemas de fertilidad mascu­lina a menudo están relacionados con otros problemas de salud, como el cáncer, la hipertensión, las enfer­medades cardíacas o la enferme­dad renal. Por ejemplo, los hombres con sobrepeso tienen muchas más probabilidades de experimentar ba­jos niveles de testosterona.