Es el más mexicano

JUAN CARLOS OSORIO SE HA GANADO UN AFECTO TAL, QUE LA AFICIÓN YA LE PIDE QUE SE NACIONALICE; EL PROFE, COMO BUEN ‘AZTECA’, ES GRUPERO

54
Rodrigo Mojica

Ekaterimburgo, Rusia.– Es imposible no utilizar términos amorosos, porque literal, todo ha pasado del odio al amor más auténtico. ¡Chale!

En Rusia, un país que según decían, es gélido por naturaleza, se rubrican capítulos de un idilio que pocos hubieran imaginado.

Qué tal Juan Carlos Osorio al final del partido en el Estadio Azteca, ese mismo que sirvió de despedida para la Selección Nacional en su camino rumbo a Rusia 2018.

“¡Fuera Osorio, fuera Osorio, fuera Osorio!”, retumbó en las gradas del Coloso de Santa Úrsula. Los negativos y pesimistas aseguraron: “Con este wey no vamos a pasar de la Fase de Grupos”, lo cierto es que los chavos verdes aún no están en la siguiente ronda, pero al menos hoy, de la mano de ese terco cafetalero, llevan paso perfecto en la Copa del Mundo.

Y enseguida se me viene a la mente una frase bastante recurrente entre nosotros los mexicanos: ‘Vaya que tenemos memoria corta’.

Quién se hubiera imaginado a la Rostov Arena cantándole al mismo malquerido, y a todo pulmón. Nadie. Al menos este servilleta, nel. Seguramente al profe se le enchinó la piel.

Pero todo este idilio futbolero entre el colombiano y los aztecas que gustan del pambol, ya hasta lleva tintes patrióticos, porque como nuevo salvador o héroe de la nación, por más mamuca que se escuche, ya hay algunos que piden adoptar al tal Juancambios, y los más exagerados, hasta ponerle su nombre a una calle.

“Bien Osorio, ya eres mexicano Osorio. Osorio, te queremos naturalizar”, le gritó un aficionado que llegó desde Yucatán para apoyar, al seleccionador a las afueras del hotel de concentración del Tricolor en esta ciudad euroasiática.

El técnico sudamericano tal vez decida no seguir como manejador de los hilos del combinado de casa, porque la verdad es que la ha sufrido bien gacho, pero igual se ve bien haciéndola de mexican power, pues ya hasta se sabe re’ bien las rolas más sonadas, y esto quedó de manifiesto en su palomazo con Christian Nodal, a quien le hizo segunda en la de Adiós amor. ¡Yeahhh!