El AS bajo la manga

ESTE CANTERANO AMERICANISTA CUMPLE CON TRES FUNCIONES DISTINTAS, AUNQUE SE SIENTE MEJOR EN LA CONTENCIÓN; FUE UNA DE LAS CONVOCATORIAS MÁS CRITICADAS

31

Ekaterimburgo, Rusia.– Edson Álvarez es el cachorro del grupo, pero también uno de los jugadores favoritos del profesor Juan Carlos Osorio, junto a Jesús Gallardo, y el llamado de ambos a la justa mundialista fue entre voces negativas del colectivo en torno a la Selección Nacional.

Y es el propio canterano americanista, tal vez sabedor de que no fue de los más arropados en la lista de elegibles, quien revela que hoy sus compañeros le dan la fortaleza para entender que el estar aquí se lo ganó con sus aptitudes para practicar futbol.

“No podría dar un nombre en especial (de quienes lo han cobijado), la verdad es que todos antes del encuentro (ante los surcoreanos) se me acercaron, me abrazaron, y me decían que por algo estaba aquí, y bueno, eso me dio mucha tranquilidad, y a la hora del partido me la daban al entregarme los balones, y se siente un gran respaldo”.

Con 20 años, y después de cumplir con algunos procesos de combinados menores, hoy Edson tiene para presumir que redondeó este camino en Rusia 2018, pero además con minutos disputados y siendo uno de los inicialistas ante Corea del Sur.

“Me tocó arrancar un partido, muy contento la verdad, no tengo palabras, solamente toca disfrutar, y bueno, a pensar en lo que ya viene.

“Sabemos que fue un partido nada fácil, pero al final de cuentas el entrenador me pone ahí, y tengo que responderle de la mejor manera, y lo importante es que el equipo sacó los tres puntos”.

DONDE LO PONGAN

Aunque es evidente que su mejor versión aparece cuando ocupa la zaga central o una de las plazas de recuperador, espera crecer como marcador por la banda con el paso de las repeticiones en el puesto.

“Claramente las veces que me ha tocado jugar de contención me he sentido muy bien, me gusta tener el balón, pero bueno, como lo repito, es en donde el técnico me da la confianza, tengo que responder”.

DESEMPEÑO

Las condiciones que vio Osorio en Álvarez, para ubicarlo como una de las grandes joyas del balompié azteca, le alcanzaron al mexiquense para ir al menos a palpar, como reserva, lo que fue la Copa Confederaciones 2017.

Ahora, ya instalado en el escenario pambolero de mayor exposición, busca aportar su futbol en beneficio del grupo, pues entiende que el lucimiento individual será una consecuencia de lo otro.

“He tenido mejores actuaciones, pero me he sentido bien, al final no hay nadie por encima del grupo, y estamos contentos de que sacamos los puntos, independientemente del desempeño, yo tendré un momento de autocrítica”.