Soltaron al tigre

24

Kazán, Rusia.– El 23 de enero de 2014, el colombiano Radamel Falcao salió lesionado tras chocar con el defensor Soner Ertek en el partido en el que el Mónaco se clasificó a los Octavos de Final de la Copa de Francia al vencer al modesto Chasselay.

Días después los exámenes realizados al atacante cafetalero arrojaron una rotura de ligamento cruzado en la rodilla izquierda.

Esta lesión marginó al delantero del Mundial que se realizaría en Brasil.

En la victoria de Colombia sobre Polonia por 0-3, Radamel gritó el gol que tardó cuatro años en llegar.

Con la clase que caracteriza al mediocampista Juan Fernado Quintero, éste mandó un trazo exacto que llegó a los pies de Falcao, el delantero definió ante la salida de Wojciech Szczesny para anotar su primer gol en una Copa del Mundo.

El festejo del Tigre no se quedó atrás de lo significativo que resultó el tanto para el romperredes nacido en Santa María.

Era el segundo tanto de Colombia con el que prácticamente sentenciaba el duelo ante los polacos, y es que cuando aparecen las figuras cafeteras, se convierte en un conjunto imponente.

James Rodríguez, que no inició en la derrota ante Japón, mandó un centro preciso para el salto de Yerry Mina, quien con la cabeza abrió el marcador al minuto 40.

El tanto de Radamel a 20 minutos del final, marcaba el rumbo definitivo del partido, ante unas Águilas Blancas que tenían como único recurso tirársela a la figura, Robert Lewandowski, para que éste resolviera su inminente eliminación del Mundial.

Con los europeos volcados en la desesperada, James Rodríguez asistió en el mediocampo a Juan Guillermo Cuadrado, que avanzó más de 40 metros con balón controlado para plantarse ante Szczesny para definir el tercero y definitivo para los colombianos que bailaron de alegría, pues saben que el destino, y su futuro en Rusia 2018 dependen de ellos mismos.