Salen en su defensa

18

Gelendzhik, Rusia.– Corría el minuto 94 de tiempo corrido en el empate momentáneo a uno entre Alemania y Suecia, el árbitro había añadido cinco más de los 90 reglamentarios y el atacante alemán Timo Werner tomó un balón por el costado izquierdo con rumbo a línea final.

El volante sueco Jimmy Durmaz bajó a cubrir en los instantes finales y se barrió ante la acometida de Werner, por lo que el colegiado Simon Marciniak decretó la falta en los linderos del área nórdica.

El resto es historia conocida, Toni Kroos con un potente y colocado disparo venció al arquero Robin Olsen para darle la victoria de forma dramática al conjunto teutón.

Al término del partido, el jugador escandinavo que milita en el Toulouse, recibió centenares de insultos en su cuenta de Instagram, algunos de ellos racistas por la falta que le cometió a Werner y que derivó en la voltereta de la Mannschaft.

“Siempre he recibido comentarios odiosos en mis redes sociales, no hay peligro, que sigan haciéndolo. Cuando uno ha sufrido toda la vida, ya está acosumbrado, no me importa. Estoy aquí orgulloso de representar a mi país”, dijo a los medios suecos, el jugador de origen turco.

Los insultos a Durmaz provocaron que un gran sector de la población en Suecia mostrara su apoyo al volante, mismo que tuvo su eco en el entrenamiento del Wunderteam un día después de la derrota ante Alemania, donde sus compañeros y entrenador enviaron un mensaje contundente a su favor y en contra del racismo.

“Es demasiado, me pone de muy mal humor que la gente no tenga más respeto, es molesto. Les habría dicho cuatro cosas si me los encuentro, no puede pasar, me irrita mucho y me pone muy triste”, señaló Emil Forsberg.

El central, Pontus Jansson, además de negar que la derrota haya sido por culpa de la falta de Durmaz sobre Werner, recriminó los mensajes racistas en contra de su compañero.

“Sabe que todos estamos con él, igual que la mayor parte de la sociedad sueca”.