El VAR detuvo al mundo

54

Kaliningrado y Saransk, Rusia.– Pasado el minuto 90 la tragedia rondó el Estadio de Kaliningrado, donde se disputaba el España ante Marruecos, y la Mordovia Arena, inmueble en el que Irán y Portugal jugaban al mismo tiempo.

En Kaliningrado el árbitro Ravhsan Irmatov recurría al Videoarbitraje para analizar un gol anulado a Iago Aspas; mientras que en Saransk, el juez central Enrique Cáceres, revisaba también en el VAR una mano dentro del área lusitana de Cedric Soares a favor de Irán.

Durante algunos minutos, que parecían horas, se definió el Grupo B, España en ese momento caía ante Marruecos e Irán estaba cerca de empatar con Portugal, estos resultados eliminaban a La Furia Roja.

La justicia apareció, el VAR cumplió su propósito, pues el gol de Aspas se dio por bueno para que los ibéricos empataran 2-2 con los Leones del Atlas y por su parte los Príncipes de Persia concretaron el penalti que se concedió, para también igualar, en este caso 1-1, frente a Portugal.

Una definición de alarido, correspondiente a la emoción que brindaron en su mayoría los juegos del Grupo B, aunque fueron cerrados, cuatro de los seis encuentros se definieron del minuto 85 en adelante.

EN EL ÚLTIMO SUSPIRO

España arrancó su partido con dudas, cuando Andrés Iniesta no se comunicó con Sergio Ramos en el mediocampo, lo que provocó que Khalid Boutaib robara el esférico en el círculo central y avanzara hasta colocarse en las fauces de David de Gea, a quien venció en el mano a mano, con lo que los marroquíes se fueron al frente a los 14 minutos.

Los europeos contestaron de inmediato a través del propio Iniesta, al taladrar la zaga de los Leones para llegar a línea final y mandar una diagonal atrasada a Francisco Alarcón, que conectó de primera para mandar el balón a guardar en la cabaña de Munir Mohand Mohamedi.

En el complemento, Marruecos fue más peligroso, Nordin Amrabat sacó un potente disparo que fue a dar justo a la unión entre el poste derecho y el travesaño, la portería todavía vibra por aquel fogonazo.

A 10 minutos del final, Youssef En-Nesyri se levantó por los aires, para rematar con la cabeza un servicio desde la esquina, para devolverle la ventaja al conjunto africano, que a pesar de que llegó sin vida, dio un partido muy digno.

Cuando se había cumplido el tiempo reglamentario, Iago Aspas remató de taquito un centro de Daniel Carvajal, que después de ser revisado en el VAR, fue dado por bueno para darle a España el primer lugar de su Grupo.

CRISTIANO ES HUMANO

Irán llegaba con una velita prendida para soñar por primera ocasión con los Octavos de Final, tenía que vencer a Portugal y esperar que Marruecos venciera o empatara con España.

Sin embargo, fue el conjunto luso el que se puso al frente en el marcador antes del descanso, con un golazo del volante Ricardo Quaresma.

El jugador del Besiktas fabricó una pared con Cedric Soares, para impactar el esférico en los linderos del área de tres dedos, para vencer la estirada de Alireza Beiranvand.

En los albores del complemento, Cristiano Ronaldo recibió una fatla de Saeid Ezatolahi, dentro del área iraní, que fue sancionado como pena máxima por el árbitro paraguayo, tras una revisión en el VAR:

Sin embargo, CR7 se disfrazó de Lionel Messi y mandó su disparo a media altura, que fue tajado por Beiranvand. El Equipo Melli tenía vida, peleó y buscó por ella, en tiempo de compensación con el penalti que acertó Karim Ansarifard, la velita de la esperanza brilló con más intensidad.

Y cuando ésta estuvo a punto de convertirse en una llama incandescente, Mehdi Terami disparó por un costado de la meta de Rui Patricio, después de encontrar un rebote que lo dejó mano a mano con el guardameta lusitano. Portugal la libró con el rosario en la mano, y tendrá en Uruguay a un rival en Octavos de Final, mucho más complicado.