De la mano con el GCDMX

22
Juan Ayala Rivero

A escasos días de que los capitalinos acudan a las urnas a emitir su voto para elegir al próximo jefe de gobierno de la Ciudad de México, los 184 mil trabajadores de la metrópoli, como nunca decidieron unirse ante la andanada de críticas, asedios y persecuciones de que han sido objeto por mandos medios de diversos partidos políticos.

Hoy más que nunca los trabajadores del GDF, han mostrado su respeto por las y los candidatos de todos los partidos  de todos los colores, sabedores de que ellos se deben a los nueve millones de personas que habitan las 16 delegaciones, más cinco millones de personas que  a diario nos visitan.

Es decir que su mente, conocimiento y fuerza laboral están dedicados a que no falte el agua potable en los hogares, que los camiones recolectores de basura pasen a tiempo y permanentemente, a desazolvar, reparar miles de luminarias, fallas eléctricas y sobre todo que se mantengan en servicio las 24 horas las atenciones médicas en la red hospitalaria de la CDMX.

Cosa de recordar que las labores más difíciles y pesadas dentro del universo del GDF, las han sacado adelante los trabajadores de la Ciudad de México y un claro  ejemplo es el retiro de miles de toneladas de cascajo que han retirado en zonas afectadas por el sismo, desde finales del año pasado.

Esas son sus verdaderas razones que mueven a los trabajadores capitalinos, por lo que es injusto que se les quiera culpar y responsabilizar por situaciones y decisiones que son ajenas a ellos.

Los agremiados al noble Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México (SUTGCDMX), se deslindan de cualquier acción o decisión que no son de ellos.

Eso sí, todos estarán obligados a acudir a las urnas el domingo primero de julio  a emitir su voto, por el partido y los candidatos que así convengan a sus intereses.

La libertad y pluralidad que se vive y respira en el SUTGCDMX, garantiza que todos, absolutamente todos  los 184 mil trabajadores podrán ejercer su voto como mejor les convenga, a final de cuentas todos somos institucionales y gane quien gane,  trabajaremos de la mano con el gobierno en turno para beneficio de los nueve millones de capitalinos.

Así lo han hecho durante décadas  y en esta ocasión no será diferente.