Diario Basta!

El estirón pubertad en 3, 2, 1…

Es una etapa repleta de cambios en la que destaca la fase de crecimiento en los adolescentes

TU HIJO está en los últimos años de la primaria, además de prepararte para que en­tre a la fase de la secunda­ria, debemos comprender el complejo proceso en el que se embarca tu hijo, el llama­do estirón de la pubertad de esta fase de su desarrollo.

Entre los muchos cam­bios físicos que la adoles­cencia depara a los jóvenes se encuentra es te período de crecimiento muy mar­cado en los adolescentes, que se caracteriza con pro­fundos cambios hormona­les, que tienen su lógica re­percusión en el cuerpo y la mentalidad de los niños.

Es ese momento en el que los niños aumentan con­siderablemente su tamaño, a la vez que ganan peso y de­sarrollan facciones que mar­can una transformación en su cuerpo.

¿A qué edad se da el estirón?

El crecimiento repentino suele darse entre los 9 y los 14 años en los niños; lo más común es que suce­da en el transcurso del dé­cimo año de vida. En tan­to, para las chicas, la edad promedio en la que tiene lugar este proceso es en­tre los 8 y los 13 años; nue­vamente, el punto medio entre estas edades es la regla general.

Concretamente, mien­tras en las niñas el estirón de la pubertad ocurre con mayor frecuencia a los 10 u 11 años, en los niños se da entre los 12 y los 13.

Los varones

Hay ciertos fenómenos fi­siológicos en los cuerpos de los jóvenes que delimi­ta el inicio de la pubertad. En los niños, es el creci­miento del volumen tes­ticular y el surgimiento de las características sexua­les secundarias, como el vello en el cuerpo.

Las nenas

Para las chicas, la aparición del botón mamario suele ser el punto de iniciación en esta fase de sus vidas, ade­más de las características sexuales secundarias. Aho­ra bien, no debe confun­dirse la menarca con el co­mienzo de la pubertad de una adolescente. La mens­truación suele presentarse bastante tiempo después del inicio del desarrollo de sus órganos genitales.

Características del estirón puberal

Se caracteriza por pre­sentar un período de cre­cimiento notorio y rápido. Conforme pasa el tiem­po, esta evolución, que se manifiesta claramente en su altura, desacelera has­ta detenerse por comple­to; es aquí cuando se llega al tamaño que tendrá de por vida.

¿Qué hacer si no llega?

Si no se presentó a los 16 años, ha­brá que consultar con el médico para asegurarnos de que no exista ningún trastorno que retrase o im­pida su crecimiento. En este senti­do, los padres deben estar atentos. Por otra parte, si el estirón ocu­rre de manera precoz también hay que prestar atención. Esto podría llevar a que el crecimiento se des­regule, finalice antes de tiempo y afecte la talla de altura del joven cuando llegue a la adultez.

La ausencia del proceso

Además de la marcada influencia genética que tiene este proceso, también hay facto­res ambientales que pueden ralentizar su desarrollo. Por ejemplo, su estado nutricio­nal, la actividad física y las condiciones en las que se da esta fase han sido descritos por expertos como relevantes.

De todos modos, es de suma impor­tancia que los padres estén pendientes de que este proceso se dé en sus hijos. Si esto no se inicia hasta los 13 años, es momen­to de pormenorizar el seguimiento; inclu­so una consulta con el pediatra podría ser de ayuda.

Cambios físicos cuando un niño atraviesa esta etapa:

  1. Aparición de vello púbi­co y axilar.
  2. Crecimiento de los se­nos en las mujeres.
  3. En algunos casos, puede presentarse acné.
  4. Incremento de altu­ra que ronda los 20-30 centímetros.
  5. El tronco crece más que las extremidades, que ya lo han hecho antes.
  6. Aumento de peso que, por lo general, se sitúa entre los 7 y 10 kilogra­mos.Así como suele ini­ciarse antes, el estirón de la pubertad también concluye primero en las chicas. Esto ocurre cerca de los 17 años; mientras que los hombres pue­den seguir con este pro­ceso hasta los 20, o in­cluso un poco más.