Calculos futboleros

UN BUEN NÚMERO DE CONNACIONALES VIAJARON O VIAJARÁN A LA SEDE DEL TERCER JUEGO DEL TRI, QUE SERÁ EL MÁS IMPORTANTE

20
Rodrigo Mojica

Rodlando del otro lado del charco 

Por Rodrígo Mojica García 

mojicarodrigo@hotmail.com

Ekaterimburgo, Rusia.– Había que sortear una prueba complicada, sobre todo pensando en el tiempo y en las distancias, pues quienes están inmersos en el Mundial, más puntualmente en la ruta de la Selección Nacional, han puesto precios por las nubes, de ahí que cualquier alternativa, por más peligrosa que sea, se debe de tomar.

De hecho, todo el choro mareador de arriba tiene que ver con que ya estamos en nuestra tercera parada rusa, Ekaterimburgo, en donde parece que, sin caer en los fríos extremos, sí será lo opuesto a Rostov, en donde nos tostamos de lo chido.

Fue después del triunfo de México, que enseguida el itinerario marcó dirigirnos al aeropuerto internacional rostovita y, para no variar, esta terminal aérea ya estaba invadida por unos mentados verdes que decidieron seguírsela de este lado, casi llegando a Siberia.

Acá en Rusia, no hay que buscarle tres pies al gato, como dijo Memo Cantú, a propósito del grito homofóbico en contra del portero, todos los caminos te llevan al Tri, y en éstos obviamente los mexicanos son los principales protagonistas.

Y son precisamente todos los locos por el futbol aztecas, quienes ya hacen sus cuentas para saber lo que le espera al cuadro dirigido por el hoy, hombre más querido del país, Juan Carlos Osorio.

Nuestro compañero de asiento en el avión dijo algo cierto y que suena muy injusto: “Seguramente es la primera vez que un equipo con seis puntos no ha clasificado a la siguiente ronda”.

Y es que cuando los textos estaban dispuestos a modificar los hubiera, para rubricar certezas, respecto al futuro de los verdes, en tiempo de reposición Alemania se acordó que era Alemania, y le dio la vuelta a Suecia.

Peor, imposible, con esto, el Grupo F se cerró, y todo se definirá hasta la Jornada 3. El paso perfecto en Rusia 2018, pensando pesimista, podría incluso hasta ser anecdótico, pues dos triunfos no le garantizan nada a los nuestros.

Y en esas cuentas, con ábaco en mano, los hinchas, optimistas de que se conseguirá el triunfo ante los escandinavos, tienen como predicción que el combinado nacional termine a la cabeza de su Batallón.

Si el Tricolor llegara a caer, y La Mannschaft vence a Corea del Sur con diferencia de dos goles, todo habrá terminado… ¡Tengo miedo!