Saborea la gloria

EL TÉCNICO SE LA SELECCIÓN NACIONAL ACEPTA QUE LLORÓ DESPUÉS DE LA GOLEADA RECIBIDA ANTE CHILE; HOY, ANTE COREA DEL SUR, BUSCA ACERCARSE A LA SIGUIENTE RONDA EN RUSIA 2018

24

Rostov del Don, Rusia.– Hoy es tiempo de sonreír, pero en ese lapso de pasar de la tragedia a lo sublime, está claro que hay que tomarse las previsiones necesarias.

Otra vez Juan Carlos Osorio estaba ahí, sentado frente a sus críticos, pero también ante quienes de alguna manera aprendieron a aceptar que eso de las rotaciones es parte del futbol.

Por enésima vez, aquel cafetalero que arribó al país cargando una marejada de críticas por sus formas, y porque a muchos les parecía injusto que tomara el reto llamado Selección Nacional, sin tener un currículum rimbombante, habló en conferencia de prensa, pero esta vez se dio tiempo para abrir las heridas, y también para curarlas, como él mejor sabe, con la palabra, y de paso con lo bueno que logró en su proceso, a partir de esta aventura en la que acepta, pasó días sombríos, por ejemplo después de aquella goleada ante los andinos en la Copa América Centenario 2016 .

“Creo que el juego contra Chile fue un accidente y nos enseñó a todos, particularmente a mí, que en cualquier día cualquiera le gana a uno, y si puedo ir un poco más lejos, en cualquier día cualquiera lo puede golear a uno.

“Hemos sufrido, yo particularmente lo he llorado y lloré esa derrota. Sí le he dado gracias al ser superior porque me ha dado la paciencia para aguantar, porque no ha sido fácil, pero es una experiencia que no cambiaría por ninguna otra”.

Hoy México enfrenta a Corea del Sur en su segundo duelo de la Copa del Mundo, con opciones de amarrar de forma virtual una posible clasificación en el Grupo F y, entre las opciones que tiene para enfrentar a los asiáticos, están precisamente elementos que presume el colombiano, son resultado de los fracasos que tuvo que sortear en este sinuoso camino.

“En ese juego (ante Chile) me torturé pensando si era el partido para Hirving Lozano o Raúl Jiménez, y hoy, dos años después, Hirving es un crack, entonces si lo miro en retrospectiva, tomé una buena decisión, no por el resultado, seguramente que no, pero aprendí igualmente de esa derrota”.

Otro momento que marcó su lapso como seleccionador, y que puso en la palestra, qué tan bueno era para este compromiso, fue ante los teutones, hoy hace una analogía de la Copa Confederaciones y la Copa del Mundo, pues del doloroso 4-1, lo que siguió apenas el domingo fue el 1-0 en el Estadio Luzhniki.

“Del juego ante Alemania, siempre hablé con mis jugadores de lo mismo, no estuvo ni Diego Reyes ni Carlos Salcedo, y eso es una gran ventaja; para éste no estuvo Néstor Araujo ni Diego Reyes, pero nos preparamos con Hugo (Ayala), con Carlos, con Jesús (Gallardo), con Héctor (Moreno), y rematar con Edson (Álvarez) y Rafael (Márquez). Siempre y constantemente uno tiene que estar aprendiendo”.

El mismo colombiano, de palabras pulcras, y que llegó a los llanos de México con voces negativas apuntándole, ahora mismo saborea las mieles de la gloria, y busca seguir haciendo historia, pues ganó credibilidad, y le va bien haciéndola de héroe.