Cero miedo

AUNQUE EL CALOR Y LA AFICIÓN MEXICANA PODRÍAN SER FACTORES EN CONTRA, LOS ASIÁTICOS NO TEMEN A ELLO

34

Rostov del Don, Rusia.– Los Guerreros de Tageuk lo saben: Es ahora o nunca. Corea del Sur, que sucumbió ante Suecia en su primer duelo de Rusia 2018, entiende que, para su causa, el de hoy ante México tiene que catalogarse como un compromiso de vida o muerte.

Y es el extremo del Hellas Verona italiano, Lee Seung-woo, acostumbrado al alto nivel que se despliega en el Calcio, incluso en escenarios que pueden llegar a ser bastante hostiles, quien descarta que la afición verde sea una preocupación extra para su compromiso en la Arena de Rostov.

De hecho, niega sentir nervios o presión, ni quiera el fuerte calor les provoca ruido o incomoda, pues antepone el trabajo en el terreno de juego como la clave para salir airosos de este cotejo en el que sólo les vale ganar, o al menos no perder.

“Sobre el clima y los aficionados, no lo hemos hablado entre nosotros, sí de cómo prepararnos mentalmente, también de la instrucción de nuestro entrenador, todos son jugadores profesionales. Que haya muchos aficionados de México hará que el partido sea más emocionante, no nos afectará”.

La prensa coreana, que llegó en gran número a esta cálida ciudad, cuestionó al técnico del combinado asiático, Shin Tae-yong, sobre los argumentos que tiene para pensar en que puede derrotar al Tricolor, en su segundo partido de este Mundial.

“Personalmente opino que sí es de gran ayuda (el análisis de los rivales), muy útil, y tengo ya bastante experiencia y conocimiento de saber cómo ganar a un equipo de Latinoamérica, y si logramos llevarlo a cabo, por supuesto podremos conseguir la victoria”.

Un colega mexicano le preguntó al entrenador sobre las preocupaciones que tiene en las horas previas al juego, pensando en el de enfrente, y éste omitió celoso sus comentarios.

“En cuanto al partido, lo que más me preocupa me lo voy a guardar para mí, si se lo digo, México sabrá en donde atacarnos. Nosotros nos hemos preparado para atacar los puntos débiles del rival”.