Todo se lo debe a su profe

JESÚS GALLARDO AGRADECE LA CONFIANZA DE JUAN CARLOS OSORIO, PUES “CONFÍA EN MÍ, MÁS QUE YO MISMO”, ACEPTA

22

Moscú, Rusia.– Jesús Gallardo camina por la Zona Mixta y, aunque intenta pasar des – apercibido, acude al llamado de Grupo Cantón para charlar unos minutos de lo que desde afuera, lució como su estreno perfecto en la Copa del Mundo.

Siempre tímido, pero un poco más abierto cuando entiende que debe ser parte del foco y toda esta parafernalia que tiene el futbol por su naturaleza misma, el tabasqueño comparte las sensaciones que le provocó ésta, su primera vez, en la justa más importante. “Muchos sentimientos encontrados, obviamente orgullo, emoción, y creo que mucha alegría”.

Tal vez en el entorno pocos apostaron a que podría vencer, primero a los nervios, y luego a los destacados delanteros alemanes que se encontró en su camino en esa pradera izquierda que le tocó cubrir.

De hecho, aun cuando es un tipo de pocas palabras, frontal acepta que él mismo dudó de lo que podía entregar ante los germanos, aunque ya inmerso en el rectángulo verde, y gracias al espaldarazo de su profe, Juan Carlos Osorio, se conectó de buena forma como sus otros diez compañeros , aliados perfectos para conseguir este triunfo tan sonante e histórico.

“Yo siempre he dicho que estoy a muerte con el profe Osorio, estoy agradecido con él, por la oportunidad que me dio de estar en la Selección, creo que hasta confía más él, que yo mismo en mí, y lo que puedo hacer por él, es dar el 100 por ciento en los partidos.

“La verdad nunca esperé que me tuviera tanta confianza, pero como te digo, él cree mucho en mí, y trato de responderle en la cancha”.

Buena marca, excelente salida, pero sobre todo una personalidad como si los Mundiales fueran cosa común en él, revela que la fortaleza de sus compañeros también fue fundamental para no caerse a la hora buena.

“Yo sabía que a ellos les gusta mucho jugar entre líneas, entonces trataba de cerrarme, y con el apoyo de Héctor Moreno, quien es un excelente defensa, todo fue más fácil”.

Y ya más suelto durante la charla, con frases gallardas, literal, comenta que entendieron que al final enfrentarían a 11 hombres como ellos.

“Sabía que son unos rivales muy fuertes, pero creo que en el campo (de juego) somos personas, somos seres humanos, que nadie vuela, entonces lo tomé de la mejor manera, y traté de estar tranquilo.

“Sabíamos que el partido era muy difícil, el profe la verdad lo planeó muy bien, creo que todo el tiempo sabíamos que estábamos listos para poder ganar”.

LO QUE VIENE

Es un discurso recurrente, son frases trilladas, lugares comunes, pero el ahora futbolista de Rayados del Monterrey entiende que la victoria ante los Campeones del Mundo la deben guardar un momento.

La siguiente parada será Rostov, para enfrentar a Corea del Sur, y su mente ya apunta a ese compromiso, a la espera de si podrá repetir como estelar.

“Vamos paso a paso, ya estamos pensando en los siguientes partidos, y como te digo, primeramente Dios, hacer historia. “El sueño apenas comienza. Creo que sí, fue un gran partido, podemos soñar, creer en nosotros, y primeramente, ser campeones del mundo”, finaliza.