Elecciones en riesgo

Integralia Consultores enumera 20 factores que podrían alterar el proceso electoral: infiltración del crimen organizado, financiamiento ilegal...

46

CIUDAD DE MÉXICO.– El reporte de Integralia Consultores, denominado Riesgos del proceso electoral 2018 y problemas de gobernabilidad, apunta que estas elecciones son muy complejas y tiene riesgos globales en tres etapas: preparación de la elección y campañas, durante la jornada electoral y en el periodo postelectoral. Explica también que para que se materialice un riesgo, debe combinarse una amenaza y una vulnerabilidad.

En el mapa de riesgos que elaboraron, enumeran los 20 hechos que podrían darse y que pueden impactar la equidad y certeza del proceso electoral, además de la gobernabilidad del país.

LAS AMENAZAS

De estos 20 riesgos, se detalla que seis de ellos se consideran muy altos, siete altos, cinco medios y dos bajos. Así, durante la etapa 1 –preparación de la elección y campañas–, se identifican 5 amenazas. A saber:

“Financiamiento ilegal que utilizan partidos políticos para clientelismo, compra, coacción e inhibición del voto” e “infiltración del crimen organizado en campañas electorales, principalmente locales”.

Estas amenazas están consideradas como de riesgo “muy alto”, dada la desconfianza respecto a la legalidad y legitimidad del proceso electoral, además de la incapacidad del Estado para proteger a los miles de candidatos a puestos de elección popular.

En un nivel de riesgo medio, Integralia anota como amenazas las múltiples impugnaciones y reveses jurídicos a acuerdos y decisiones tomadas por el Consejo General del INE y la imposición de candidatos locales por parte del crimen organizado.

Para la etapa 2, la de la jornada electoral, se identifican 7 amenazas: boicot de grupos desestabilizadores a través de noticias falsas de violencia en casillas, amenazas a funcionarios o electores por parte del crimen organizado, conflictos políticos locales, validación de votos por escribir apodos o acrónimos de candidatos en toda la boleta, cansancio de funcionarios de casillas, retrasos en difusión del PREP y un ciberataque para afectar la difusión de resultados.

Y en una tercera etapa, la postelectoral, se identifican siete amenazas, como elecciones cerradas por márgenes estrechos entre el primero y segundo lugar, efecto arrastre vertical: votar por candidatos de la coalición del candidato presidencial (gobernador, alcaldes o diputados locales) sin considerar atributos o propuestas de los candidatos locales, entre otras.