Sepulta al priísmo

125
FOTO: SAÚL LÓPEZ /CUARTOSCURO.COM

PACHUCA, HIDALGO.– LA PEJEMANÍA se desbordó en Pachuca, Hidalgo, en el cierre regional de campaña de Andrés Manuel López Obrador. Según los organizadores esta asamblea queda registrada para la historia. Nunca una plaza pública de la capital hidalguense se había desbordado con tanta gente.

López Obrador llega del Estado de México megacontento a la plaza Juárez que está a reventar. Todo el jardín con sus cuatro entradas ha sido copado por los seguidores del tabasqueño. La gente se sube hasta en los árboles para oír el mensaje de aliento.

La ciudad con tradición priísta se rinde ante AMLO. Es una tarde festiva que hasta parce que hay feria en el estado. El tumulto es impresionante. No cabe ni un alfiler.

“Teníamos miedo porque estábamos dormidos, pero ya despertamos gracias a Obrador”, claman los oradores previo a la llegada del paisano.

La mascota Amlito le pone la sal y la pimienta al evento. Se toma foto con todos, baila, los abraza. AMLO es todo un fenómeno social. Las pasiones que despierta alguien como él que no es de la farándula, es impresionante e inenarrable. La tierra de Osorio Chong y Murillo Karam se rinde a sus pies.

Cuando arriba, lo abrazan, lo besan, lo bendicen, le entregan obsequios, le dicen “mi cabecita de algodón, mi viejito, mi abue”. La gente estalla apasionada, eufórica.

No les voy a fallar, voy a estar a la altura de ustedes, de este cariño, de esta pasión, de este amor, le expresa emocionado.

Obrador insiste en que después del 1 de julio habrá otro México. Advierte que va acabar con la corrupción, “el peor cáncer del país” y les anuncia que va a endurecer las penas “para quienes compren votos y trafiquen con la pobreza. No van alcanzar derecho a fianza”.

En el mitin aparece un provocador, la gente se alebresta. AMLO tiene que llamarlos al orden para que no caigan en la violencia.

Es la primera vez que algo así sucede en toda la campaña. Obrador les insiste en que no respondan a la provocación. Los ánimos están a punto de desbordarse. Se teme que se desate la violencia y los lastimen. Obrador les pide que dejen solos a los provocadores.