Piano de cola con los Castro

7736
Raquel Bigorra

Mi querido Benito Castro, me invitó a cantar con Los Castro, y vaya divertida que nos dimos en Piano de cola, un programa que se transmite los domingos a las 11 de la noche en Telefórmula.

Llegó Benito, Jorge y Gualberto Castro. Ahí me contó Gualberto que está preparando un súper concierto para el último trimestre del año, donde planea grandes sorpresas. Algunos números de musicales de Broadway, por eso me pidió el teléfono de Jenny, la bailarina de Venga la alegría, para que sea ella la encargada de bailar ese cuadro del show.

Será en la sala Roberto Cantoral, donde se llevará a cabo el espectáculo. A Gualas lo conozco hace muchísimos años, de hecho hasta me invitó a cantar en un disco donde reunió a varios comunicadores. Cantar de nuevo juntos en el programa de Telefórmula, fue un verdadero regalo.

Ellos interpretaron un par de temas juntos y todos al piano, acompañados por Daniel Herrera, presentador, pianista y compositor, nos echamos un palomazo. Lágrimas negras quedó sabrosona. Daniel le puso al piano todo el sabor cubano y entre todos, hasta terminamos bailando.

Benito me mandó la pista de Llorar por dentro. En el disco Amigos, ellos invitaron a Margarita, La diosa de la cumbia, a cantar con ellos y Benito me pidió que me aprendiera la canción, para cantarla juntos en Piano de cola. Ya se imaginarán mis nervios. Los Castro son toda una institución y claro que imponen. Ellos se entienden de maravilla, hacen voces y armonías y son unos grandes cantantes. Por suerte, son unos divinos y me dieron chance de ensayarla en el piano un par de veces. Son muy generosos y pacientes. A mí me sudaban las manos y en uno de los ensayos hasta le cambié la letra a la canción que me sabía de memoria. A la hora de cantar en la grabación, la magia cobijó el momento y disfrutamos muchísimo de estar en una tarde compartiendo música y anécdotas. Qué maravilla que tengamos ese tipo de programas donde podamos disfrutar de gente tan talentosa como Los Castro. ¡A gozar que el mundo se va a acabar!

Que viva la bohemia y si tiene oportunidad, échele ojo a Piano de cola. Cada domingo a las 11 p.m. hay un invitado dispuesto a compartir con el público, todo el talento y pasión por la música. Nos leemos próximo viernes en El manual de la buena esposa.