“Hay motín por el botín”

37

MEXICALI, BAJA CALIFORNIA.– Lacónico y contundente, Andrés Manuel López Obrador va al grano. Aduce a la ruptura entre PRI y PAN a que “cuando se reparte mal el botín, hay motín”.

“Los de la mafia del poder no lograron ponerse de acuerdo como en 2006 y 2012, y ahora ya es demasiado tarde, vamos entre 25 y 30 puntos arriba, no nos llegan. Este arroz ya se coció”, expresa ante los miles de asistentes que se dieron cita ayer lunes en el auditorio estatal.

Es la primera vez que el tabasqueño realiza un mitin en un lugar cerrado. A pesar de no ser en plaza pública, el auditorio luce repleto.

Los cachanillas estallan en júbilo cuando Obrador aparece con los candidatos locales. Él tiene tiempo para todos. Besa a las muchachas, abraza a los señores, se toma foto con las señoras, se deja tomar la selfie con los chavos y las chavas. Carga a los niños, deja que lo bendigan y le pongan collar de flores, le dan amuletos, le entregan rosarios y escapularios. Las más viejecitas lo bendicen y le de dican una oración por su salud y su triunfo.

“Ya se siente el ánimo en el ambiente por todo el país; ya se da como un hecho de que vamos a ganar la Presidencia, así lo registran las encuestas, estamos entre los 25 y 30 puntos arriba”, expone Obrador a los bajacalifornianos.

Pero el frenesí estalla cuando les anuncia que luego de su triunfo “se va a homologar en toda la frontera el precio de las gasolinas y la luz eléctrica, tal como está en los Estado Unidos; se va a bajar el IVA de 16 al 8%; se va a duplicar el salario mínimo en todos los estados de la frontera y el Impuesto Sobre la Renta se baja al 20%”.

Obrador insiste en que va a terminar con la corrupción, porque es el cáncer que está destruyendo al país. “Me canso ganso de que vamos a acabar con la corrupción; eso fue la que acabó también con el PAN, aquí en Baja California”.

Le da otra tunda más a los de la “burocracia dorada”. A los ministros de la Corte, a los magistrados del Instituto del Transparencia que mantienen en secreto la investigación de Odebrecht, a los senadores, a los diputados. Va haber “justicia laboral”, porque van a ganar más los de abajo, puntualiza.