El tamaño no es obstáculo para brillar

EL HIJO DE KE MONITO, CON APENAS 48 CENTÍMETROS DE ESTATURA, DISPUESTO A CONVERTIRSE EN UNA GRAN ESTRELLA

37

Ciudad de México.– Hace algunos años cuando inició el concepto de las micro estrellas en el Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL) hubo mini gladiadores que brillaron, sin embargo, el grupo se fue desgastando y los pocos que quedaron pasaron a ser ballets o acompañantes de las estrellas de la empresa.

Sin embargo, el concepto ha sido retomado y entre las mini estrellas destaca un gladiador que además de su agilidad y astucia arriba del encordado, sobresale por su pequeña estatura. Se trata de Micro Man, hijo del queridísimo Ke Monito, quien con tan sólo 48 centímetros de estatura ha comenzado a brillar durante sus presentaciones en la Arena Coliseo y la Arena México.

Micro Man platicó en exclusiva con Grupo Cantón y se mostró muy contento de que el concepto de micro estrellas se vuelva a dar después de muchos años.

“Estamos muy contentos porque la gente nos está aceptando y esperemos que esto dure mucho tiempo”, señaló.

Explicó que hay personajes que antes de que surgiera esta nueva generación de minis ya estaban en la empresa y funcionaban como ballets o acompañantes, sin embargo, aclaró que ellos también están entrenados y capacitados para luchar arriba de un ring. “Ahora podemos luchar contra ellos, incluso El Perico Zacarías y Mije, que acompañan a Las Peste Negra y Kráneo, respectivamente, ya luchan contra nosotros”, afirmó.

Micro Man explicó que la diferencia de estaturas no es ningún impedimento para triunfar y el hecho de ser el luchador más pequeño del mundo no lo amedrenta ni lo acompleja. “No importa ni el tamaño, ni el volumen del luchador, aquí es cuestión de aplicar todo lo que nos enseñan, venimos a entrenar día con día, no hay ni estatura ni tamaño, porque nosotros al igual que un luchador normal entrenamos dos horas diarias, además de hacer gimnasio, dos, tres o hasta cuatro horas.

“Al principio cuando entré al CMLL no había nadie de mi estatura y tenía que adaptarme a la estatura de los luchadores de talla normal, pero ahora que ya hay más luchadores micros ya se nos hace más fácil entrenar y luchar, porque no podemos hacerle lo mismo a uno de nuestra estatura y peso, que a uno más grande”, enfatizó.

Finalmente, comentó que el público adulto ya lo identifica, pero le satisface más, el hecho de comenzar a convertirse en ídolo de los niños, así como su padre.