De todos colores

COMIENZA EL TORNEO DE SELECCIONES MÁS IMPORTANTE EN EL PLANETA, Y LOS OTROS PROTAGONISTAS YA RECORREN LAS CALLES DE RUSIA

14
Rodrigo Mojica

Moscú, Rusia.–Terk y Akarn son dos marroquíes que están locos por el futbol, y esa desfachatez, en el buen sentido, les da para alentar a su combinado absoluto a donde éste vaya.

De hecho, el primero, el más abierto y parlanchín, porque de este lado el código postal es evidente, enseguida nos pregunta, aunque en tono seguro, si somos mexicanos.

Él sólo quiere hablar de futbol, y le vienen a sus recuerdos, cuando éste escarba en ellos, Giovani dos Santos, porque es de los futbolistas de la Selección Nacional que más ubica, pero también sabe de Ochoa, “es un gran portero”, opina de Memo.

Y es después de aumentar la confianza, pues esa siempre la tuvo, que Terk pide sellar el chisme pambolero con la foto del recuerdo.

Hoy las imágenes te dan status, y las selfies son casi un requisito para que la camaradería sea mayor y auténtica, porque además el momento quedará en los registros eternos.

Pero este par de africanos, que como en todas duplas son contrarios, también son el testigo de lo que trae para todos una Copa del Mundo.

Qué tal los peruanos, su selección regresó a la justa 30 años después, y éstos, para evitar tener que esperar un largo ayuno, desde el lunes se dejaron sentir en el país anfitrión.

Con Carlos Gareca al mando, los incas lanzan seguros que será su Mundial, porque además se aplican aquello de que nada es imposible en el futbol.

Y dentro de la misma raza sudamericana, los uruguayos igual son de los primeros en dejarse sentir en la gran capital. La garra charrúa nunca falta, es más, ni los chilenos, quienes se lamentan, pues después de un Bicampeonato en la Copa América, La Roja falló a la hora buena.

Para redondear el cuadro que homenajea al tan querido pambol, unos verdes, que dicen serán 45 mil en el Mundial, orgullosos y con muchos cánticos, ya comienzan a delinear la nueva estrategia, se olvidan del grito homofóbico, pero sin dejar que su sello sea igual de animoso y colorido, porque también son parte de esa gama de colores.