Diario Basta!

Un bosquejo del ´11´

Moscú, Rusia.– Juan Carlos Osorio cumplió con el ritual de siempre. Sin poner en entredicho el cargo que porta como manejador de los hilos de la Selección Nacional, porque siempre dijo que no hay distinciones, colocó la utilería necesaria para validar el primer entrenamiento en territorio ruso.

El Strogino Stadium, un complejo deportivo al norte de Moscú, ciudad en donde el Tricolor decidió internarse durante su participación en la Copa del Mundo, fue abierto al público, y la afición, en su mayoría local, respondió al llamado de uno de sus 32 huéspedes.

Ya en el rectángulo verde, tras realizar los ejercicios de rigor, y después del trabajo puntual de los porteros, el profe optó por hacer el clásico interescuadras y, aunque no reveló sus armas, al menos pudo adelantar un bosquejo de lo que podría presentar México en su debut mundialista ante Alemania en el Estadio Luzhniki, el próximo 17 de junio.

Jesús Corona estuvo con el cuadro estelar como guardián del arco, aunque ahí parece que las dudas ni siquiera existen, porque el técnico colombiano en los últimos tiempos mostró su simpatía por Guillermo Ochoa, quien se perfila para ser el titular al menos ante el conjunto germano.

La línea de cuatro, que hace algunas semanas adelantó, es la que formará en el estreno para defender y la ocuparon Edson Álvarez, Hugo Ayala, Carlos Salcedo y Jesús Gallardo.

La lesión de Héctor Moreno, el zaguero central de la Real Sociedad, podría tenerlo en vilo respecto a si será titular; sin embargo, de estar bien para el primer duelo, se dispondrá a ocupar la zaga junto a Salcedo, en vez de Ayala.

En la cintura, que a excepción de Diego Reyes, parece que siempre tuvo a sus elegidos, los contenciones fueron Andrés Guardado y Héctor Herrera, con Carlos Vela como una especie de enganche, y manteniendo a una tripleta ofensiva que luce de verdadero ensueño, conformada por Jesús Tecatito Corona, Javier Chicharito Hernández e Hirving El Chucky Lozano.

EL ENSAYO

Osorio, apegado a esa pinta de tipo motivador que pregona en todo momento, aplaudió cada buena acción, y corrigió cuando tuvo que hacerlo.

HH, con los dotes de crack que de vez en vez muestra en los llanos de Portugal y el mundo, aclaró que será el gran jefe en el mediocampo, siempre teniendo como aliado al Principito, quien por cierto, ni siquiera dio visos de molestias por su añeja lesión.

Mientras, Vela, quien fue una especie de enganche, mediapunta o segundo atacante, demostró que en la nueva encomienda de su entrenador tiene que ponerle más sacrificio al juego, pues en varias acciones hasta ayudó en la marca a los recuperadores nominales.

El ataque, que a primera vista luce tan atractivo con Lozano, Hernández y Corona, cuando se juntó con el ‘11’, acrecentó su poderío, porque además el mentado Tecatito, está claro que es un tipo con una habilidad difícil de detener.