Bellas por dentro sensualidad interior

38

Muy pocas sabemos cómo elegir un sujetador ya que desconocemos como se toman las medidas y sobre todo el modelo que mejor nos acomoda

Un buen bra pasa desaperci­bido, un mal sujetador puede interponerse entre tú y un día productivo en el trabajo, una gran noche o simplemente la habilidad de bajar con suavi­dad un piso de escaleras.

Las mujeres sabemos que es muy común que siempre usemos únicamente dos sos­tenes a pesar de tener entre 10 y 20 de ellos.

¿Cómo se encuentra, en­tonces, la talla correcta? Te pasamos unos tips que debes seguir para encontrar la medi­da de tu sujetador a la prime­ra y para mejorar la propor­ción de los buenos brasieres en relación a los malos que hay en tu guardarropa.

¿Por dónde comenzar?

El primer error que comete­mos las mujeres es pregun­tar: “¿qué talla soy?”. Otro error es tener una idea preconce­bida de la talla que deberían usar pues las probabilidades de que tu escote no esté en el mismo lugar en el que es­taba hace cinco años son al­tas. Además del impacto de la edad y del estilo de vida, tu ta­lla cambiará dependiendo de las particularidades del bras­siere mismo.

Sin embargo, a pesar de que la talla puede variar de una marca a otra, hay dos medidas bási­cas que serán tus guías: el con­torno y el tamaño de la copa.

Mide tu contorno

Ponte de pie bien derecha sin brassier y, usando una cin­ta métrica, toma la medida ro­deando tu espalda y por de­bajo de tu busto, rodeando la línea que sería ocupada por el elástico del bra. Asegúrate de que la cinta esté acomodada en una línea recta y pareja. De­be sentirse ajustada, pero no apretada. Toma la medida en pulgadas: si es un número par, esa es la medida de tu contor­no. Si es un número impar, haz el redondeo hacia el número par inmediato superior.

Ajuste perfecto

¿Y SI EL ELÁSTICO SE ME SUBE?

Si eso ocurre, intenta aflojar los tirantes o abrocharlo usando uno de los ganchos más ajustados. Si eso no funciona, tendrás que aumentar una talla de contorno.

LAS COPAS, ¿CÓMO SE EVITA DESBORDARLAS?

Frecuentemente, los senos se salen de las copas si se ha reducido la talla de la es­palda o si estos no están orientados hacia donde tu bra quiere que estén orientados.

Puedes aumentar el tamaño de la copa o buscar una varilla más ancha para obtener una mayor contención.

¿Y si las copas me quedan grandes?

Intenta ajustar el elástico pa­ra asegurar las varillas debajo del tejido de los senos, de mo­do que la copa quede más cer­ca de tu cuerpo. Ajustar los ti­rantes también podría ayudar. Si eso no funciona, necesitarás reducir la copa una talla.

¿Por qué no encuentro mi talla de brassier en las tiendas?

Es probable que hayas des­cubierto que tienes una nue­va talla de brassier y que és­ta no esté disponible en todos lados como la anterior. Por suerte, el mayor conocimien­to sobre la forma correcta de medirse ha representado una demanda en ascenso por ta­llas de espaldas más peque­ñas y de copas más grandes.

El tamaño de la copa

Para llevar a cabo este pa­so, la mayoría de los esta­blecimientos minoristas re­comiendas que te pongas el brasier que sea tu favori­to actualmente (por ejemplo, el más cómodo), de modo que tus senos queden soste­nidos en el lugar que deseas. Después, mide alrededor de la parte más ancha de tu pe­cho, al nivel de los pezones. A continuación, resta la talla del contorno a la medida del busto. La diferencia dará co­mo resultado el tamaño de la copa. 0=AA; 1=A; 2=B; 3=C; 4=D; 5=DD; 6=F; 7=FF; 8=G.

Combina la medida del con­torno y el tamaño de la copa, de modo que tengas un nú­mero seguido por una letra. Por ejemplo; 32C. Esa es tu talla de referencia, pero re­cuerda que hay muchos ma­tices involucrados en el ha­llazgo de la talla perfecta.

Elástico firme

Esta parte de tu ropa interior proporciona el 80 % del so­porte en un bra; si está muy flojo, no va a mantener tus encantos en una posición ventajosa. En lugar de eso, debe ajustarse firmemente al cuerpo. Lo ideal es que tenga un an­cho de tres dedos en la es­palda y de dos dedos en todo el rededor. Debe quedar en forma horizontal alrededor del cuerpo y no debe haber ninguna parte en la que jale, quede caído o disparejo.