Conquistador

13
Salvador Trejo

El debut de Rey Fénix en el CMLL no pudo haber sido mejor, pues conquistó en su primera aparición a El monstruo de mil cabezas (la Arena México) y se echó al público a la bolsa gracias a su actuación arriba del ring.

Tenía muchísimos años que no veía a un luchador que manejara las cuerdas de esa forma tan espectacular como lo hace Fénix que, mención aparte, se entrega tratando de agradar con su actuación a todo los presentes y lo logró con creces, tanto que al público se le olvidó que lo acompañaban en su esquina dos de los máximos ídolos de la lucha libre moderna como son Carístico y Místico, pues las ovaciones se inclinaron para el lado del llamado Mexa King y al final de la lucha los aficionados lo vitorearon de pie, lo que arrancó las lágrimas del gladiador. Fue un debut soñado para este luchador que ha venido a revolucionar la lucha libre, pues no es propiedad de ninguna empresa y se presenta con cualquiera, pero siempre con un único fin: agradar al público que paga un boleto por verlo. Recuerdo ahora las palabras que un día me dijo Alberto El Patrón “Rey Fénix y Pentagón Jr. -por cierto hermanos-, son las dos máximas figuras que tiene México a nivel internacional” y cuanta razón tenía.

ADIÓS RIVALIDAD

Platiqué con Ángel de Oro y me confesó que si perdía con Cuatrero en la lucha por el campeonato iba a dejar esa rivalidad por la paz, pues no le interesa otra lucha de apuestas, ya que el público puede pensar que está ardido por la derrota que sufrió en el 84 Aniversario del CMLL.

Desafortunadamente, el lagunero volvió a perder y vamos a ver si tiene palabra, pues en dos luchas importantes El Dinamita ya demostró que ha sido superior. La rivalidad pintaba para más, pero el técnico tendrá sus razones.

Por último, les comentó que el CMLL sorprendió al programar el próximo viernes en la Arena México a Cibernético, quien se reencontrará con dos odiados rivales como son L.A. Park y Rush, con uno de rival y el otro de compañeros, habrá que ver si se soportan o salen a flote las rencillas.