Café con aroma de…

9

Moscú, Rusia.– James Rodríguez maravilló al mundo y enseguida llamó la atención del Real Madrid. Hace cuatro años, así fue la participación de Colombia, bastante agrandada.

Un golazo del ahora volante del Bayern Munich fue suficiente para que los cafetaleros derrotaran en el primer duelo a matar o morir a una siempre difícil Uruguay.

Un equipo sin prejuicios, desparpajado, fue el que se presentó en Brasil 2014, y por momentos hacía pensar con que sería el Caballo Negro de la competición.

Sin embargo, el destino dictó que tenía que enfrentar a la anfitriona, y la verdemarelha dio cuenta y rompió el sueño colombiano.

Una generación de buen pie se presentó en aquella ocasión, y ahora el agregado es que Radamel Falcao podrá estar en la competición.

Hace cuatro años El Tigre quedó fuera por una terrible lesión, hoy, aunque no lo hace tal vez en su mejor momento, por fin destilará su talento en donde más sabe.

Pero a Radamel se unen tipos como Miguel Borja y Mateus Uribe, quienes han sido destacados en los últimos partidos con su seleccionado.

Polonia, Japón y Senegal son los rivales, si la lógica se impone, la mesa está servida para volver a soñar con escribir una hazaña.

JAMES RODRÍGUEZ

RECUPERÓ LAS GANAS de jugar al futbol en el Bayern, y podría volver a prenderse en la Copa del Mundo. Es el tipo creativo, cerebral, cuenta con un excelente tiro de media y larga distancia.