Ni tan unidos

17
Rodrigo Mojica

Roma, Italia.– Un a fiesta, descontrol total. Guillermo Cantú, el secretario general de la Federación Mexicana Futbol (FMF), salió a decir que los jugadores estaban en su día libre.

Lo cierto es que después de que se supo del pachangón, Héctor Herrera se ausentó de la práctica acusando tener que resolver un problema familiar.

Las malas lenguas aseguran que tuvo que ir calmar a su esposa, pues se habló de que la party fue con escorts rimbombantes.

Lo cierto es que hoy se habla de dos escenarios al interior del Tricolor. Uno que tiene que ver con unión, solidaridad, fuerza del grupo. Que el festejo pegó de forma positiva en el ánimo de los seleccionados, sobre todo tomando en cuenta el tinte amarillo que se le dio a la nota.

Pero también existe otra vertiente, que tiene que ver con rompimientos, lo que casi siempre aqueja a la escuadra verde, la formación de grupos, y que fue este pensamiento dispar, el que provocó las filtraciones o al menos las alertas para que enseguida cubrieran la información.

Según algunas voces, Javier Hernández y Herrera no se llevan, y entonces la armonía ya no es general.

Al final, no dejan de ser trascendidos, a partir de una movida que los elementos de la Selección Nacional no supieron manejar, porque está claro que alguien que estuvo o sabía, fue el que dio el pitazo.

Ahora mismo hay muchas dudas respecto al funcionamiento de México. Es momento de hablar de futbol.