Exigen que Sánchez Cordero deje de proteger a sobrina

133
MEX120. CIUDAD DE MÉXICO (MÉXICO), 21/09/2017.- Elementos del Ejercito Mexicano y voluntarios realizan labores de rescate en el colegio Enrique Rébsamen hoy, jueves 21 de septiembre de 2017, en Ciudad de México (México). El terremoto de 7,1 en la escala de Richter que sacudió México el martes ha causado al menos 273 muertos en cinco estados y la capital -la más castigada con más de un centenar- y al menos 100 desaparecidos. EFE/Mario Guzmán

Padres y familiares de los niños, auxiliares educativas y una maestra que perdieron la vida al colapsarse el edificio del Colegio Enrique Rébsamen, por el sismo del 19 de septiembre de 2017, pidieron con urgencia a la PGJ-DF, actuar con prontitud para esclarecer el estado de responsabilidad de Mónica García Villegas (prófuga), sobrina de la exministra Olga Sánchez Cordero, porque sospechan que después de las elecciones del primero de julio, el caso puede quedar en la impunidad.

Señalaron que es de todos sabido que la exministra apoya a un candidato presidencial y que de ganar, tiene asegurado un cargo público de gran importancia y que como en México todo es posible, haría todo lo que esté a su alcance para  que las autoridades exoneren a su sobrina preferida.

Anunciaron  que esperan de los candidatos de Morena a la Presidencia de la República y del Gobierno de la Ciudad de México, fijen su postura acerca del parentesco de la exministra Olga Sánchez Cordero con la hoy prófuga de la justicia, Mónica García Villegas, pues los apapachos y deferencias pueden resultar en que no tiene la culpa.

“Entonces resultaría que nosotros seríamos responsables por difamación, a pesar de que actualmente pedimos justicia por la pérdida de nuestros seres queridos, por negligencias que por ley deben de pagarse con la cárcel”, apuntaron.

 

SABÍAS QUE

Padres de niños que murieron en el Colegio Rébsamen, consideran que después del primero de julio, difícilmente van a obtener justicia

 

DATO

A Algunos candidatos de un partido político, les da urticaria cuando les hablan de su responsabilidad en la muerte de 26 personas; 19 de ellos infantes al no haber prohibido la construcción de un piso más en el inmueble del Colegio Rébsamen