El medio del espectáculo y la libertad de expresión

276

A lo largo de la semana, hemos podido aprender y conocer más sobre la libertad de expresión, desde definiciones que nos ayudar a comprender la importancia de ésta, hasta experiencias que han vivido periodistas con el ámbito político.

Hemos sido testigos de casos polémicos como el de Carmen Aristegui, hasta indignantes como los asesinatos de los más de 100 periodistas que han perdido la vida desde el año 2000 hasta la actualidad; la censura o las agresiones contra el gremio se viven en todas las fuentes de información, tal es el caso del periodismo de espectáculos.

Demandas, insultos y hasta agresiones físicas –como aquella vez en la que Eduardo Yañez cacheteó a un reportero en plena alfombra roja- son sólo algunas de las cosas que los periodistas dedicados al entretenimiento deben de soportar a la hora de realizar su trabajo.

Algunas personalidades compartieron con Basta! su opinión y experiencia en los medios a la hora de ejercer su derecho a la libertad de expresión. Les preguntamos sobre la situación que actualmente vivimos en el país y si en algún momento se han sentido inseguros al realizar su trabajo, y esto fue lo que nos comentaron:

Lili Brillanti

-Los periodistas mexicanos no siempre tenemos libertad de expresión. Y sí, en ocasiones me he sentido insegura al dar información.

Alex Kaffie

-NO, no existe una total libertad de expresión. Todos los medios para los que he trabajado o trabajo tienen líneas editoriales, alianzas, ‘intocables’ y compadrazgos. Por ende el reportero, en este caso yo, en ocasiones he sufrido ‘el rasurado’ de mis textos, para no hacer enojar ‘al amigo’ del medio de comunicación.

¿Alguna vez has sentido miedo o inseguridad al dar alguna información?

-Sí, hubo un tiempo que temí por mi seguridad, pues Juan Zepeda -cuando aún estaba casado con Ninel Conde- me dijo que ella le había pedido que contratara  a unos judiciales “para que me dieran una calentadita”. La señora estaba molesta por notas que yo había publicado criticándola.

Flor Rubio

-En México sí existe la libertad de expresión, como lo marca la Constitución. Pero tiene  límites, y amenazas: está acotada por la violencia y el temor a ser agredidos. Pero también la limitan los diversos intereses, aunque eso ha existido toda la vida. Como se dice en el periodismo: desconfía de quién dice ser imparcial al 100% pues todos tenemos ideas y creencias particulares. Aunque en el quehacer periodístico siempre debe prevalecer la información bien sustentada, y en esto sí imparcial, para tener credibilidad y prestigio.

-Un periodista siempre llega a sentir cierto temor -diría precaución, respeto- cuando es consciente de su responsabilidad: primero es el respeto al lector; y después, al informar u opinar sobre personas o intereses que pudieran sentirse aludidos y reaccionar. Lamentablemente, en algunos lugares la reacción es mortal. Importante es señalar la clara diferencia que establece la ley, entre el trabajo periodístico y el libelo que busca dañar o difamar.

Gustavo Adolfo Infante

-El ser periodista es uno de los oficios más peligrosos que hay  sino es que el más peligroso.

Afortunadamente sí hay libertad de expresión, tan hay, que las reacciones del crimen organizado y de algunos otros sectores son demasiado agresivas  porque los concesionarios no están limitando a los reporteros y periodistas de decir lo que ellos consideran que deben decir, lo que también pienso es que las autoridades deberían ayudar a poner seguridad a aquellos periodistas que corren peligro sus vidas. Que ayuden a salvaguardar la libertad de expresión.

Asimismo, el periodista afirma que, debido al área en la que se desenvuelve, en ningún momento se ha sentido inseguro.

-Yo no he tenido temor porque a lo que me dedico es a la noticia ligera, la del corazón, la que va directamente al área del entretenimiento, finalmente si hablamos de lo que pasa con Marjorie de Sousa o Ninel Conde, no va a cambiar el giro ni  la economía del país, lo único que atacas son los egos de los artistas.

Sin embargo, esto no ha librado de problemas al comunicador que en el año 2017 fue galardonado con el Premio Nacional de Periodismo

-A mi Sergio Mayer me demandó por 10 millones de pesos, Carlos Vasallo, que era esposo de Susana Dosamantes, me demandó en aquél entonces por 7 millones de pesos; después una mujer que rentaba el teatro de Irma Serrano a ella la demandó por 20 millones de pesos y a mi por 2 millones, por decir que sus obras eran una mugre. He tenido muchos problemas, porque muchos artistas consideran que los reporteros deben hablar bien de ellos y no, nosotros debemos ser críticos, cuando quieran relaciones públicas que nos contraten.

En cuanto al tema de las redes sociales, las cuales actualmente son laprincipal fuente de información, el titular de ‘De primera Mano’, ve una herramienta poderosa siempre y cuando se use con responsabilidad.

-Es una verdadera maravilla aunque también es peligrosa porque ya cualquiera con un teléfono celular  se siente paparazzi o reportero y cree que va a cambiar la historia y en ocasiones si estás en un restaurante y ven a alguien medianamente conocido comienzan a tomar fotografías y sin tener la película completa, pueden decir cualquier estupidez, yo lo veo muy peligroso pero maravilloso a la vez, por la inmediatez, la fuerza y la potencia de éstas, son lo máximo.

Es una extraordinaria herramienta, con la cual soñamos todos y también es lo más democrático ya que cualquiera lo puede utilizar, afirmó el comunicador.

Día de la libertad de expresión

Hay que reiterar, el 07 de junio, es una fecha para recordar que los gobiernos de los países respeten sus compromisos con la libertad de palabra, de información y de expresión, aboliendo cualquiera de las medidas que restringen estas libertades.