Crímenes contra la prensa sin castigo

Artículo 19 precisa que el 99.6 por ciento de los crímenes contra el gremio periodístico quedan sin castigo

28
Especial

Hoy se conmemora el Día de la Libertad de Expresión… pero no hay nada que festejar. Del año 2000 a la fecha, han sido asesinados con violencia 136 comunicadores.

Y según la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, en lo que va del sexenio de Enrique Peña Nieto, 55 periodistas fueron acribillados y tres más se encuentran desaparecidos.

Tan solo este año, 7 informadores perdieron la vida, tres de ellos en mayo. Así las cosas, nuestropaís se ha convertido en un sitio de muy alto riesgo para el ejercicio periodístico.

“IMPUNIDAD DELIBERADA”

Para Reporteros sin Frontera, México es el país donde más riesgo se corre para ejercer el periodismo en América Latina.

Y es que a nivel mundial sólo se ubica atrás de Irak y Siria. Peor aún: la Comisión Nacional de los Derechos Humanos apunta que “las autoridades encargadas de procurar justicia han propiciado un significativo vacío de resultados en la investigación de delitos cometidos en perjuicio de periodistas y medios de comunicación”.

La organización Artículo 19, por su parte, precisó en su informe Democracia simulada: Nada que aplaudir, que 99.6% de los crímenes contra la prensa quedan sin castigo.

“Los crímenes contra periodistas son intencionales y la impunidad es deliberada”.

El mismo reporte indicó que en nuestro país “no se mata a un periodista sin razón, sino porque buscaba, tenía o publicaba información que podría poner en riesgo el estado actual de las cosas”.

La Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias (WAN-IFRA) advirtió que las agresiones y asesinatos contra comunicadores en México sigue siendo un problema que no ha sido atendido de forma efectiva por parte del gobierno mexicano.

Por ello, el organismo lanzó un llamado para que el gobierno tome acciones más concretas y efectivas para la violencia contra periodistas en territorio nacional.

La WAN-IFRA expuso “que México continúa siendo uno de los países más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo y que el Estado mexicano ha fallado en tomar las medidas necesarias para reducir la impunidad”.