Solidaridad con damnificados

45
Juan Ayala Rivero

LOS TRABAJADORES DEL GOBIERNO DE LA CIUDAD DE MÉXICO NO PERDERÁN ESA VIRTUD

Los más de 184 mil trabajadores del GCDMX, están convencidos que su prioridad ha sido, es y será el bienestar de 9 millones de capitalinos y más de 5 millones de personas provenientes de estados circunvecinos, quienes utilizan los servicios de transporte público, agua potable, recolección de basura y otros, indispensables para que funcione sin problema alguno la metrópoli.

En las 16 delegaciones donde los más de 184 mil trabajadores de la ciudad ofrecen sus servicios, han dicho que se manejan bajo el principio de la institucionalidad, dejando claro que son apolíticos a tal grado que el próximo 1 de julio podrán emitir libremente su voto por quienes mejor les convengan.

Así ha sido y así será. Los trabajadores de la gran urbe, los une la solidaridad y lo han manifestado con hechos desde diciembre del año pasado, cuando miles fueron requeridos para realizar obras de escombro en zonas dañadas por los sismos del 7 y 19 de septiembre de 2017.

Claro, las tareas de escombro con el retiro de cascajo, son fuera de sus obligaciones, lo que los coloca como ejemplo de solidaridad con los damnificados.

Durante décadas los trabajadores al servicio de la ciudad han caminado de la mano con las instituciones y sus gobiernos, sean del color que sean, pues su principal característica ha sido ofrecer los servicios públicos bajo el liderazgo del gobernante en turno sin importar el color.

Por eso, los más de 184 mil trabajadores del GCDMX, han sido reconocidos por propios y extraños de su institucionalidad, pero sobre todo de no bajar el ritmo de trabajo, porque a final de cuentas a quienes les sirven son a cerca de 15 millones de personas; nueve millones de capitalinos y más de cinco millones provenientes de estados circunvecinos.

Esa mística de trabajo y dedicación no va cambiar, porque antes que los colores y los personajes, están quienes hacen posible, que la gran urbe se mantenga de pie y en armonía, y eso no lo olvidan. Que así sea.