“Ni estirado ni planchado”

90
SAN FELIPE DEL PROGRESO, 28 MAYO2018.- Andrés Manuel López Obrador, candidato de MORENA a la presidencia de la república, asistio al municipio San Felipe del Progreso donde dio a conocer su propuesta de gobierno en caso de ganar la presidencia. FOTO: SAÚL LÓPEZ /CUARTOSCURO.COM

ZITÁCUARO, MICHOACÁN.– A la mafia del poder se les acabó el tiempo, ya no pudieron conmigo, sólo faltan 34 días para el triunfo y la gran transformación de México, vamos más de 30 puntos arriba, proclamó ayer lunes Andrés Manuel López Obrador desde este girón michoacano.

Ayer fue día de fiesta en esta ciudad, uno de los bastiones del PRD que AMLO se echa a la bolsa. La Plaza luce a reventar, la bandera está izada a toda asta. Parece que hay feria. La gente revolotea feliz por todo ese zócalo. Hay un calor tremendo a esa hora del día. 1:00 de la tarde. La Plaza Cívica que parece una Rotonda de los Hombres Ilustres.

Obrador hace su arribo en medio del tumulto. Lo reciben como eso, un hijo ilustre. “Esta tierra está plagada en su historia de héroes, pero ellos ya hicieron lo suyo, ahora le toca a Andrés Manuel López Obrador, es el único político de México con credibilidad. Ya faltan sólo 34 días para el triunfo”, le dicen.

En el templete está un perredista de viejo cuño, Cristó- bal Arias, muy cercano a Cuauhtémoc Cárdenas, –ahora es candidato de Morena al Senado–, y una panista de hueso colorado, Gabriela Cuevas, abanderada también al Senado por Morena. Ambos se han unido a López Obrador.

AMLO luce fresco y sonriente. Viene de la CDMX en un encuentro con jóvenes del Grupo Kybernus, una fundación de Ricardo Salinas Pliego, dueño de TV Azteca.

AMLO da la nota en ese encuentro y desata los demonios con un elogio a Ricardo Salinas “tiene dinero pero también dimensión social”. La frase le da la vuelta al país e incendia las redes sociales.

Obrador deja atrás la polvareda y llega a Zitácuaro. Cuando toma el micrófono enfatiza que “sólo faltan 34 días para iniciar la transformación de México. Un verdadero cambio, muy profundo, no por encimita. Será pacífico, sin violencia, ordenado pero profundo, sin derramamiento de sangre, igual de profundo como la Independencia, la Reforma y la Revolución Mexicana”.

Cuando habla de que se va a terminar con los privilegios para los altos funcionarios, entre ellos el servicio médico privado, lanza el dardo:

“Hasta se hacen cirugía a costa del erario, se estiran para parecer más jóvenes; dicen que ya estoy chocheando, pero yo no estoy estirado, yo no estoy planchado, yo estoy al natural”, destaca. La gente le aplaude a rabiar.