¿Y cómo es la relación de tu marido con su mamá?

8687
Raquel Bigorra

Muchos aseguran que te casas con tu esposa(o), y con la familia política. Y eso me parece bien, siempre y cuando cada uno viva en su casa y respete los espacios, y sobre todo si la relación es sana. Cuando uno viene arrastrando relaciones tóxicas con la madre o el padre, termina por afectar la relación de pareja. Acabo de leer en una revista que Borrego Nava y su esposa se están separando. Me encantaba la familia que formó y lo veía realmente enamorado. Según la publicación, una de las causas fue la suegra.

Y no hay que verlas como bruja con escobas. Muchas son bien intencionadas. No creo que una madre quiera ver sufrir a su hija un divorcio con lo doloroso que es. Es por ello que en el Manual de hoy, hablaremos de los tipos de madres. Allí se origina todo.

La mamá gallina:No solo alimenta a su hijo, no tomando en cuenta su edad. Si por ellas fuera estarían pegadas al hijo todo el día, sienten orgullo y no necesariamente incluye a las nueras.

La madre sargento: Ordena, regaña, castiga, disciplina, pone las reglas en su casa, en la casa de su hijo, con la esposa de su hijo, y por supuesto con los nietos también son autoritarias.

La mamá chantajista: Puede enfermarse físicamente o emocionalmente ante la ausencia de los hijos. Son capaces de llegar al consultorio médico o a la sala de urgencias de un hospital si es necesario. Tomé en cuenta qué hay cuatro tipos de perfiles de chantajistas: castigadores, autocastigadores, víctimas y seductores.

Mamá toda poderosa: Para ellas no hay imposibles. Todo lo consigue y resuelve. Pobre del hijo si no tiene a la nuera que soñó para su bebé. No la bajará de lagartona o tonta. Y no reparará en tomar acción para espantarla.

Mamá “yo soy tu amiga fiel”: Paño de lágrimas y confidente que considera que es la única mujer en el mundo que puede entender a su hijo. Si ponen el cuerno, no pagan pensión de los hijos, etc… Siempre le dan la razón al hijo porque todo lo entienden.

Mamá enciclopedia: Todo, absolutamente todo lo sabe. Es una enciclopedia andando de su hijo, del mundo, de sus nietos, de cualquier tema que le interese a sus hijos, ella lo domina y da cátedra de conocimientos.

La mamá certificadora: Es la única que sabe los gustos y preferencias de su hijo y nadie más. Le indica a la nuera como hacerle de comer al hijo, cómo plancharle la ropa, cómo arreglarle la ropa si sale a trabajar fuera de la ciudad, cómo calentarle las tortillas y todo, pero lo más importante es que ella misma supervisa los estándares de calidad.

Mamá solita: Debido a que se encuentra en una situación de desamparo física y emocional, generalmente no es real y sus síntomas son psicosomáticos, le llama al hijo y le hace estar más tiempo con ella que con la esposa.

Mamá súper amorosa: Cada vez que sale a la calle le compra a su hijito ropa, comida, accesorios y cuando esta con su retoño, de tantas atenciones que le tiene, incluyendo besos y abrazos, pareciera ser que es su pareja y no su madre.

Madre solo hay una y son sagradas para los hijos. Así que más nos vale respetar la relación de nuestros maridos con sus progenitoras. Pero también es importante ponerle nombre a los tipos de relación.

Estar consientes de cómo se entienden y llevan con sus jefas, porque cuando hay temas no resueltos con las madres, y relaciones afectivas que no son sanas, terminarán por afectar tu matrimonio o relación de pareja. Toma en cuenta que siempre se puede ir a terapia para aprender a poner límites. Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.