Aprende cuándo lavar tus toallas, sábanas, tapetes y más

67

Una de las primeras lecciones que da la vida, o mejor dicho mamá, cuando decides salir de casa, es la forma en que debes lavar la ropa: blanca por un lado, de color por otra, la interior aparte. Pero casi nadie dice, quizá porque no preguntas, cada cuánto hay que lavar las sábanas, las toallas, los edredones, las almohadas, los tapetes y demás artículos que solo piensas en cambiar cuando huelen mal o están muy sucios.

Para darte una idea aproximada de los períodos en que debes hacerlo, la app de lavandería y tintorería a domicilio Mr Jeff elaboró una lista con explicaciones breves que te servirán para tener una casa, y una conciencia, más limpia. Lo mejor de estos consejos de Mr Jeff es que, a diferencia de científicos y madres, no son radicales, sino adaptados a las nuevas generaciones. En definitiva, se trata de una aplicación que lava y plancha tu ropa para entregarla a domicilio, algo muy millennial.

Sábanas

Si buscas en Google leerás que las sábanas hay que cambiarlas una vez a la semana, pero ninguna persona en la actualidad puede estar cambiando sábanas tan seguido, así que ten en cuenta el contexto. Si te bañas antes de dormir y no hace mucho calor por las noches, lava las sábanas una o dos veces al mes. En cambio si duermes con alguien y no siempre se ponen la pijama, pues sí mejor cámbialas cada 7 a 10 días. Piensa en esta regla: a más sudor, más lavadas.

Toallas

Los puristas dicen que las toallas deben lavarse cada cuatro usos, pero el purismo no es millennial. La clave con las toallas es que las dejes secar bien, de lo contrario, empezarán a oler a humedad y se te pegará en la piel. Entonces, si las extiendes después de bañarte y se secan bien, puedes lavarlas cada 15 días. Nadie te va a juzgar.

Edredones

Una vez más, aquí importa el uso que le des. Si solo está para que tu cama luzca bien y casi nunca entra en contacto con tu piel, olvídate de él y lávalo dos veces al año. Pero si te da por comer carnitas en la cama, o comprar pizza para ver series, quizá una lavada trimestral será necesaria.

Almohadas

Las fundas de las almohadas debes lavarlas con las sábanas por dos razones: la cabeza siempre suda al dormir y si no las lavas juntas, tendrás un collage de colores en la cama. Las almohadas, sin embargo, pueden esperar mucho más, cada tres o seis meses, como los edredones.

Cortinas y tapetes

Como nunca están en contacto con tu cuerpo, casi nunca notarás que las cortinas y los tapetes de la casa necesitan limpiarse, hasta que tu madre te lo diga en una visita sorpresa. Puedes resolver con una aspiradora, pero ¿quién tiene una aspiradora en esta época? Así que mejor lava ambas cosas una vez al año, máximo dos, dependiendo de la cantidad de polvo que entre a tu depa.

Listo, ahora sabes con cuánta frecuencia debes lavar estos artículos, pero del dicho al hecho hay mucho trecho, diría tu madre. Así que déjale la responsabilidad a Mr Jeff, que buscará lo que quieras, lo lavará y te lo devolverá en menos de 48 horas. Si no sabías cada cuánto lavar sábanas, edredones, cortinas y tapetes, es probable que tampoco sepas muy bien cómo lavarlos, así que confía en la app a domicilio que se encargará de tu ropa sucia y además te permitirá seguir disfrutando tu tiempo libre.