“LE DÍ A ANAYA TATE’ QUIETO”

56
FOTO: MISAEL VALTIERRA / CUARTOSCURO.COM

● A este gallo no le quitan ni una pluma

● Se echa a la bolsa a otro bastión azul

● Un chavo le grita: ¡te amo viejito!

 

TONALÁ, JALISCO.– Los mítines de La Barca y Tonalá refrendaron el arrastre que trae Andrés Manuel López Obrador en el Bajío y en todo Jalisco. Al pueblo no le importa ya ni PAN, ni PRI, ni Movimiento Ciudadano, todos están con Morena. Andrés Manuel López Obrador se echa a la bolsa otro bastión panista.

El parque central de Tonalá está a reventar. Todos sus simpatizantes se desprenden para venir a verlo y escuchar sus impresiones después del debate. Los tonalaenses se encienden. Hombres y mujeres se funden en el coro ¡te amamos Obrador! El tabasqueño se lleva una eternidad para subir al templete. Todos lo abrazan, todas lo besan.

Un lugareño que peleaba una selfie, en su desesperación porque el candidato apresuraba su paso, le zampa accidentalmente un golpe en el rostro con el celular. Él sólo se pasa la mano por la cara, se acomoda el pelo y sonríe.

Sube al temple y abre su discurso con la frase: “a este gallo no le han quitado ni una pluma; vamos más de 25 puntos arriba en una encuesta que mandamos a hacer el sábado; vamos ganando en todos los estados, en todos”, presume. Un chavo atrevido le grita: ¡te amo viejito! Una maestra que está a su lado le ‘pela’ los ojos y le grita “¡cállate menso; viejita tu abuela!”.

Al candidato de la coalición Juntos haremos historia lo reciben con un mariachi y una tambora. En la calle lateral del parque se queda la tambora. Los charros suben al templete y le cantan Guadalajara. Gerardo Fernández, hijo de la leyenda de la canción ranchera Vicente Fernández, sube al templete. Obrador le da calor. La gente le grita “¡que cante! ¡que cante!”. En el mitin de La Barca, primer punto de la gira de la maratónica gira por Jalisco que durará tres días, Obrador toca el tema del debate del domingo. Ahí termina de darle una “cepillada” al panista Ricardo Anaya.

“Se portó muy grosero, muy majadero, mis asesores del pueblo me recomendaron que si se portaban mal, no me dejara y por eso les di su ‘tate’quieto”, dice.