AMLO gana a Vallarta

84

PUERTO VALLARTA, JALISCO.– López Obrador se adueñó del malecón y del corazón de los habitantes de Puerto Vallarta. Miles y miles se le entregaron con una pasión desenfrenada que sólo se entiende en los pueblos tropicales y en las comunidades de la costa.

Por la tarde llega AMLO a este paradisiaco puerto. Arriba al malecón de ensueño. Ya miles y miles de lugareños, turistas, comerciantes y extranjeros curiosos lo esperan para escucharlo.

Lo primero que encuentra a su llegada son dos enormes esculturas de arena colocadas a orilla del mar, del artista Francisco Calvillo. Una con un caballito de mar en una plaqueta que dice “Bienvenidos a Vallarta” y la otra enorme, de más de 2 metros, con una esfinge con el rostro parecido a un nativo con la leyenda “Morena” en la parte inferior.

“Este hombre ya es Presidente. Nadie se la quita”, dice un par de chavos que celular en mano lo persiguen.

Hay calor en Vallarta, pero se atenúa por la brisa del mar que acaricia el rostro de AMLO. El aire le suelta el pelo. Él se lo acomoda otra vez.

Obrador viene de Tlaquepaque, a seis horas de distancia por carretera. Se ve un poco cansado pero se revitaliza cuando entra al malecón de Puerto Vallarta. La fiebre por la “Pejemanía” lo enciende. La pasión de desborda, se exacerba.

En Tlaquepaque les dice que no pudieron con él en el debate de Tijuana. “Eso les quedaba como último recurso, pero no les funcionó. Este arroz ya se coció”.

Cuando habla de la compra de voto y de la entrega del “frijol con gorgojo, patos, chivos, borregos, puercos, cochinos, cerdos, marranos como estos corruptos”, la gente se enciende.

En Tlaquepaque, AMLO le da calor a los medios. “ahora la situación es diferente, cómo no voy a estar contento, si la radio y la tele informan ya de manera objetiva; ahora están más cerca de la gente y más lejos del poder”.

El tabasqueño aprovecha para echarle un guiño a Peña Nieto: “Los mismos que lo inflaron lo hicieron a un lado, lo convirtieron en el payaso de las cachetadas, por eso hasta me da coraje, porque cuando lo necesitaban lo apoyaron y ahora lo sueltan y lo convierten en chivo expiatorio”, acusa.