Guerra sucia

76

DE FRENTE Y DE PERFIL

RAMÓN ZURITA SAHAGÚN
ramonzurita44@hotmail.com

Conforme avanzan los tiempos electorales, va tomando forma la guerra sucia, con la que candidatos y partidos arrecian los ataques al adversario.

La modernidad en las campañas da margen al uso de mentiras como parte de la estrategia para perjudicar al contrario y restarle votos.

Ninguno de los partidos es ajeno al uso maniqueo de esas formas, aunque contengan mentiras o verdades a medias.

La intención es sembrar dudas entre los electores potenciales.

Allá por 1952, en plena campaña, Adolfo Ruiz Cortines, fue acusado de servir al ejército estadounidense durante la invasión a Veracruz, lo que nunca se comprobó.

En 1976, a José López Portillo se le recordó que su abuelo fue secretario de Relaciones Exteriores del usurpador Victoriano Huerta.

La guerra sucia se extendió en 1988, cuando sacaron del baúl de los recuerdos una nota periodística que daba cuenta del fusilamiento de una sirvienta por parte de dos niños de cuatro y dos años de edad, uno de ellos el candidato del PRI, Carlos Salinas de Gortari.

Para 2006, se puso en boga el tema de que López Obrador era un peligro para México, el que si pegó en la campaña del tabasqueño. En esta ocasión, lo del peligro para México ya no pega, por lo que el panista Ricardo Anaya esparce la versión de que AMLO era priista y aliado de Salinas en la elección de 1988, cuando el tabasqueño ya militaba en el Frente Democrático Nacional, del que fue candidato a gobernador ese mismo año.

LIGEREZAS…Indignación causó el asesinato del periodista Juan Carlos Huerta en Tabasco, un reconocido comunicador, con larga y exitosa carrera…Una nueva encuesta de El Heraldo de México, sitúa a AMLO como puntero con 36 por ciento y a Meade y Anaya empatados con 23 por ciento cada uno.