El Sol me eclipsó y de paso… Netflix también

9811
Raquel Bigorra

Yo como usted, también he dejado de ver la televisión. Ando más metida en las redes sociales, que al fin y al cabo, es entretenimiento. En Twitter me enteré de la serie de Luis Miguel. Domingo en la noche, a las 9pm, para ser exactos, se estrena capítulo. Es por ello que de 9 a 12 de la noche los temas más comentados en redes fueron acerca del cuarto capítulo de El Sol.

La gente hablaba de Mariana Yazbek, la fotógrafa y primera novia de Micky, de Stephanie Salas, la mamá de su hija Michelle, de El Negro Iñárritu, y de la canción Miénteme como siempre. Algo está pasando, me dije. La serie está gustando. Ah, también Luisito Rey, el papá del cantante fue tendencia.

Los usuarios estaban haciendo unos entripados y corajes que no daba yo crédito de cómo manifestaban molestia por lo que sufría Micky en la historia.

Cómo yo no sé andar en Netflix, tuve que pedirle ayuda a mi marido. Y ahí me tienen de corridito viendo los cuatro primeros capítulos. Me di una enganchada tremenda.

Mientras yo disfrutaba acostada, Alejandro me tenía loca hablándome de algunas incoherencias e imprecisiones en la historia. Es ficción, le dije. Esta entretenida, qué más da, si así pasaron las cosas o no. Ayer se pronunció Stephanie Salas y El diamante negro, amigos de Luis Miguel, a quienes la serie no favorece mucho. Al dejar a uno como el chismoso y a la cantante como que era la que estaba detrás de los huesos de El Sol. Los dos ya hicieron pública su postura y compartieron algunos detalles de cómo ocurrió la historia en realidad.

Se puso bueno el argüende, porque lógicamente ya los que seguimos la serie, queremos que den las 9 de la noche del domingo para ver el próximo estreno y ver hacia donde gira la historia.

Lo confieso. Estuve muy entretenida con la serie de Luis Miguel. Yo soy de las que le gusta sentarse o acostarse a ver la televisión. Me gusta ver las imágenes en pantalla grande. He sacado las de varias pulgadas a meses sin intereses con tal de poder disfrutar a mis anchas de los programas de entretenimiento y de las buenas historias.

Hacía mucho tiempo que nada me atrapaba. Pero ahí les va, Luis Miguel me hizo que me quedara en Netflix y me di una desvelada tremenda viendo varios capítulos de La Corona, una serie que cuenta la historia de la reina Elizabeth, maravillosa.

Cada vez hay más gente viendo Netflix. Yo me sentía excluida cuando mis amigos empezaban a recomendarme series. Así que ya le entré a la moda del streaming.

No me atrevía a entrar a Netflix, porque sentía que estaba traicionando a la tele. Pero es que la tv me traicionó primero a mí y a millones de televidentes. ¡A gozar que el mundo se va a acabar! Ya me urge que sea domingo a las 9 p.m. ¿Tú ya viste la serie? Nos leemos próximo viernes en El Manual de la buena esposa.