Benito Castro fue a dar al hospital; pensó que era un infarto

10495
Raquel Bigorra

Mi querido Benito Castro, llegó el domingo a dar función como si nada. Siempre pasa al camerino a darme un besito y nos quedamos platicando mientras me arreglan. Ahí no me dijo nada, pero en el intermedio lo vi deambulando por el teatro. Cuando le pregunté si estaba bien, supe Cara a Cara, que mi Benito venía del hospital. Aquí se los comparto para GRUPO CANTÓN.

¿Cómo que diste a parar al hospital?

Vengo de ahí. Poco antes de las 6 de la mañana me empezaron a dar unos calambres y sudoraciones, tuve que despertar a mi hija Debbie. Mi mujer estaba en Querétaro, así que a la pobrecita le saqué un susto tremendo. Pensé que era un infarto.

¿Qué te diagnosticaron? ¿Qué fue?

Me hicieron un electrocardiograma, examen de orina y de química sanguínea. No era un infarto, por eso me dejaron salir. Apenas voy el miércoles, regresando de la fecha que tenemos en Celaya, a ver a un médico internista. Tenía yo a la doctora loca, que ya me dejara salir, pero tenían que esperar a los resultados de los estudios.

¿Por qué pensaste que era un infarto? ¿Los calambres de qué fueron?

Ya me dijo el doctor que por no tomar agua. Mínimo dos litros de agua diarios debemos tomar y yo me alimento bien, pero es verdad que agua casi no tomo. Además estaba viendo una película donde al hombre le dio un infarto, yo creo que me quedé con eso.

Pero gracias a Dios estás bien…

Sí, el susto fue lo peor que ya pasó. Además me puse muy nervioso porque me preocupé por la obra. Mi hija me decía: “Papá, cálmate”, pero es que yo no podía dejar de pensar en las dos fun­ciones del pasado domingo y la de hoy en Celaya. ¿Quién se avienta el torito? Pensé.

Benito, ¿Cómo vas de la pierna?

Ahí la llevo. Me inyectaron para mi ciática. Parece que con el accidente que tuve en Av. Cuauhtémoc hace unos días, me lastimé la rodilla. Venía en la moto y se me trabó el pie y me di un tirón en la espalda. Mi médico en medicina deport­iva es el que me está atendiendo.

¿Y cómo te sientes ahorita después del susto en el hospital?

Ahorita estoy sin dormir, te digo que vengo directo del hospital Ángeles de la Roma. Estuve ahí unas 8 horas, pero mañana me levanto a las 12 del día para recuperarme al 100. (Risas) Nos vamos a Celaya y regresando veo al médico. Pero bien, Gracias a Dios me siento bien.

Y así dio las dos funciones el pasado domingo, y les confieso que nadie se dio cuenta que había pasado por ese gran susto. Como todo un profesional salió a hacer reír al público y con llenos totales tuvimos dos maravillosas funciones. Hay Benito Castro pa’ rato. Mañana nos leemos en Ahí viene la Bigorra.