Parte su corazón

51

COSAMALOAPAN, VERACRUZ.- López Obrador de plano se partió en dos. Su corazón en Tabasco y su ombligo en Veracruz. La gira por la tierra de sus mayores, -su padre y su abuelo era de aquí-, fue una de las más emotivas a pesar del calor de casi 40 grados centígrados que castigaba después del medio día a esa franja veracruzana.

AMLO llevó a su esposa Beatriz Gutiérrez y a su hijo Jesús Ernesto a la asamblea. “Estoy con mis paisanos, me siento a todo dar, porque soy Choco-Jarocho. Mi madre que en paz descanse (Manuelita Obrador) nació en Frontera, Tabasco, y mi padre (Ramón López) aquí en Cosaleacaque, así que conozco bien estas tierras desde que era niño”.

“Traje a Jesús Ernesto para que conozca la tierra de su abuelo. Él es mi hijo más pequeño”. AMLO llama a Jesús, pero éste no aparece. Lo buscan. Está en la camioneta y luego llega corriendo de short y tenis. “Se llama Jesús en honor a ya saben quién, el que luchó y murió en la cruz por los pobres y Ernesto por el Ché Guevara”, revela.

Obrador chorrea sudor y en vano saca su pañuelo a cada rato para secarse. Le corre a borbotones el agua y tiene la camisa blanca manga larga empapada y al pantalón azul de lino ya se le notan las manchas del agua salitrosa.

López Obrador inició en Tuxpan su recorrido por tierras veracruzanas. Es la ené- sima gira que realiza por este estado que tiene una lista nominal de 5 millones 733 mil 433 electores.

Por la mañana recordó en el mitin el decálogo en pos de la educación que promulgó ayer en Guelatao, Oaxaca. Acusó que el gobierno de Peña Nieto se gastó más de 8 mil millones de pesos en la campaña para difamar al magisterio.

Pero la emoción le ganó en Cosaleacaque donde cada vez que evoca a sus padres se le apagan los ojos. La gente lo vuelve a la realidad con el coro de ¡presidente, presidente, presidente! O la otra pegajosa. ¡Qué tiene Andrés Manuel, qué tiene Manuel, que toda la mafia no puede con él!.

n Huatusco, último punto de la gira dominical, lleno total. Una multitud frenética lo persigue por las calles. La selfie, la foto y el beso es lo que predomina.