Más que la mejor esposa del mundo

9326
Raquel Bigorra

Hace algunos años, María Antonieta de las Nieves, mejor conocida como La Chilindrina, me confesó que el mejor papel que ha jugado en su vida es el de esposa.

Es también mamá y abuela. Y lo hace de maravilla, pero ella considera que como esposa, nadie lo hace mejor. Ayer que estuve tan festejada por ser el día de las madres me entró una duda terrible. ¿Cuál de los dos papeles estaré desempañado mejor? ¿El de esposa o el de madre? Estuve un rato pensándolo y lo cierto es que, aunque tanto el esposo como los hijos demandan tiempo y atención y algunas veces he tenido que decirle a mi marido: “aguántame tantito, ahorita te sigo escuchando, Rafaella está llorando y voy a verla”.

Un papel no está peleado con el otro

No te limites a ser buena madre o buena esposa, buena profesional, buena amiga o buena amante. Tú puedes ser la mejor en absolutamente todo lo que te propongas. Si eres consciente de cada cosa que haces, si aprendes a realizar cada actividad entregándote al 100%. Ya es un éxito.

Deja de poner a los hijos por delante o etiquetar cada relación de tu mundo. Mi prioridad son los hijos, dicen muchas cuando perfectamente bien pueden poner todo en una balanza y no hay necesidad de sacrificar nada. Imagínate lo que siente tu pareja cada vez que tu le dices que él no tiene el número uno en la fila de tus afectos.

Qué siente tu pareja cuando tú te empeñas en dejarle saber que primero tú madre, tus hijos, y hasta tu celular, y después él.

Ojo, cuidado con nuestras palabras que pueden ser hirientes y llegan a lastimar a quien más amamos. Lo mismo pasa si tratas de enumerar el amor a los hijos. Nada de que este es el consentido, compararlos entre sí, o pedirles que sean como no son.

¡Escúchate! En cada conversación trata de ponerle atención a lo que dices. Deja atrás frases que le escuchaste decir, quizás a tu madre. Recuerda que puedes ser mucho mejor que un pasado. Vive hoy y entrégate al máximo a cada momento. Te aseguro que sabrás cómo ingeniártelas para ser exitosa en cada área de tu vida. En tu relación de pareja, tú trato con los hijos, en tu entorno laboral, en tu círculo de amigas. Claro que se puede ser mucho más que la mejor esposa del mundo. Y vivieron felices para siempre gracias a El manual de la buena esposa.