Hierba doncella podría ayudar a combatir cáncer

55

La vinblastina es un producto natural que se ha utilizado como un medicamento contra el padecimiento.

 

Ciudad de México.- Un grupo de científicos británicos identificaron un compuesto químico en la planta herbácea vincapervinca, originaria de Madagascar y que en México se le conoce como ninfa o hierba doncella, que ha sido utilizado para combatir el cáncer.

El equipo en el laboratorio de la profesora Sarah O’Connor del Centro John Innes, después de 15 años de investigación, localizó los genes faltantes de esa especie que sintetizan un compuesto químico llamado vinblastina.

La vinblastina es un producto natural que se ha utilizado como un medicamento contra el cáncer, desde que fue descubierto en la década de 1950 por un equipo de investigación canadiense.

Ese potente inhibidor de la división celular, es utilizado contra los linfomas y los cánceres de testículo, mama, vejiga y pulmón, se indicó en un comunicado del Centro John Innes (JIC), ubicado en Inglaterra.

Hasta ahora los mecanismos químicos complejos que utiliza la vincapervinca en la producción de vinblastina, no se han entendido completamente. En consecuencia, el acceso a su química ha sido laborioso, ya que se necesitan aproximadamente 500 kilogramos de hojas secas para producir un gramo de vinblastina.

Es por ello, que para este estudio, el autor principal Lorenzo Caputi, utilizó técnicas modernas de secuenciación del genoma para identificar los genes faltantes finales.

Esta investigación también identifica enzimas que crean compuestos químicos precursores de vinblastina, que incluyen catharanthine y tabersonine; éstos pueden acoplarse químicamente de forma fácil al utilizar metodologías de biología sintética para administrar vinblastina.

La vinblastina es uno de los productos naturales estructuralmente más complejos con propiedades medicinales en las plantas, razón por la cual muchas personas en los últimos 60 años han tratado de llegar a donde hemos llegado en este estudio. No puedo creer que finalmente estemos aquí”, resaltó la científica O’Connor.

Añadió que con esta información, ahora se puede tratar de aumentar la cantidad de vinblastina producida en la planta, o mediante la colocación de genes sintéticos en los huéspedes, como la levadura o las plantas.

Sus atractivas flores blancas o rosadas han hecho que la vincapervinca de Madagascar sea una planta ornamental popular en los hogares de todo el mundo; aunque durante décadas ha sido el foco de una investigación cada vez más competitiva que explora su química natural y su potencial actividad farmacológica.

La profesora señaló que este nuevo estudio se basa en el trabajo de muchos otros grupos de investigación de todo el mundo que contribuyeron a la elucidación de la vía de la vinblastina a lo largo de los años.

Afirmó que gracias a tener la ruta genética y las estructuras químicas formidables, el equipo ahora está en posición de utilizar la información para crear más compuestos mucho más rápido a través de técnicas de biología sintética.

O’Connor adelantó que tanto ella como su equipo de investigación producirán microgramos de vinblastina, así como sus precursores vindolina o catharanthine, en los próximos meses.