‘Se siente en casa’

85

Animada gira maratónica de AMLO. Sorprende en tierra de Ricardo Anaya.

 

Una mujer chaparrita pero fornida, con las mejillas rojas como manzana corría apresurada con su menor hija de la mano. Se detiene y pregunta al reportero, ¿por aquí va a pasar Obrador?

Ya terminó el mitin señora. Acaba de irse por esta misma calle, le respondemos.

¡Ay mi amor, ya no lo alcanzamos!, dice a la niña, a la que se le humedecen los ojos. Luego se alejan y se pierden en la muchedumbre.

Por todos los accesos al teatro al aire libre de Tula corrían y corrían ríos de gente. Desde una hora antes de que el candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador llegara al mitin, ya no cabía un alfiler.

El sol de más de 30 grados no importó a los asistentes. Para eso estaban los sombrillones con el logo de Morena.

Llega Obrador a la hora programada y estalla el éxtasis, la Pejemanía. Todos se le quieren tirar encima, no hay valla metálica de contención. Los organizadores, encabezados por Octavio Romero Oropeza, apenas si logran controlar a la marabunta que se le acerca al tabasqueño para besarlo, para tomarse la foto, para que le autografíe uno de sus libros.

AMLO habla de su ideario y los electriza. Se va a cancelar la mal llamada Reforma Educativa; pensión doble a los adultos mayores a partir de diciembre de este año; la venta del avión presidencial; beca de 2 y 3 mil pesos a los jóvenes que estudien; pensión a todos los discapacitados pobres; poner al 100% las 6 refinerías y la construcción de 2 más, la de Campeche y la de Paraíso, Tabasco, para que a mitad del sexenio se baje el precio de las gasolinas; convertir a Los Pinos en un centro cultural que forme parte del Bosque de Chapultepec. Ahí no voy a vivir ‘porque esa casa está embrujada y hay malas vibras. Ahí espantan’.

Obrador se ve megacontento, sereno, con una gran sonrisa a su llegada a Cadereyta, Querétaro. Miles lo esperan impacientes. “Gracias por no perder la fe, por no perder las esperanzas. Este parece un acto de Veracruz, de Villahermosa, de Tuxtla Gutiérrez o de Morelia, pero es aquí en San Juan del Río”. No oculta esa alegría tropical. Sabe que triunfó en la tierra de su más cercano contrincante, Ricardo Anaya, y en grande.