Redoble de campanas

67
Rafael Loret de MOLA

Esta campaña ha exhibido la pobreza de la partidocracia, sin ideologías pero cargadas las instituciones de una lacerante sed negociadora, chantajista, dependiente del presidente de la República aunque éste carezca de autoridad moral y liderazgo para salir airoso de las múltiples acusaciones, denuncias y demandas en su contra. Pareciera que la clase política vive en un mundo distante en donde los sufrimientos se sirven en bandejas con caviar y champaña.

Estos días serán recordados, sin duda, como el fin del priismo. La refundación, por la que abogó desde 1994, nada menos, Luis Donaldo Colosio, se hace indispensable para aglutinar a quienes se han quedado al aire, menospreciados como militantes, arrinconados como seres humanos y sin banderas sociales a las que defender como lo hicieron los creadores del PNR callista o del PRM de Lázaro Cárdenas, a quien tanto reverencia Andrés acaso sin conocer la historia de éste y sus grandes errores como, por ejemplo, haber incorporado a su gabinete al temible tabasqueño, Tomás Garrido Canabal, “enemigo personal de Dios” como se presentaba, creador de las “camisas rojas” capaces de acribillar a los feligreses desarmados en Coyoacán para deshonra del ateísmo de Estado que luego confluyó al necesario laicismo al amparo de la separación entre el Estado y la Iglesia siguiendo a las Leyes de Reforma.

¡Qué vergüenza infinita deben haber sentido los viejos priistas, unos cuantos de ellos decentes, al corroborar cómo se reemplazó al iraní Enrique Ochoa Reza –acaso el peor, por torpe y tonto, de cuantos dirigentes nacionales ha tenido el Revolucionario Institucional–, con René Juárez Cisneros, el ex gobernador de Guerrero quien jamás pudo sacudirse, y esto preocupa, el calificativo de usurpador al haberse impuesto, muy a la mala, al perredista Félix Salgado Macedonio, ahora candidato al Senado por Morena en plena eclosión de divisiones

La señal es clara: el fraude como única salida posible para resucitar al muerto, el PRI, y tratar de hacerlo revolotear por las casillas del desorden, aquellas en las que Morena no logrará tener representación –como en el Estado de México el año pasado donde se dejaron de cubrir tres de cada diez mesas electorales en las que perdió en todas–, para hacer que voten hasta los difuntos o, como en el Bajío, los que están en la pizca en los ranchos de sur estadounidense y dejaron sus credenciales a sus mujeres para la subasta anual acostumbrada. Ni un solo paso adelante, todos hacia atrás como los cangrejos.

Por tanto, las campanas doblan por ti, José Antonio Meade, sobre todo por tu incapacidad para explicar por qué, si no eres priista, que te mueve a permanecer supuestamente ajeno al partido oficial pero sometido a sus líneas. Es una condición sin excusa posible, penosa, cuya carga no sólo la llevarás tú sin tus descendientes, cualquiera que se apellide Meade, a lo largo de un país que no podrá perdonarte y que exige, como primer referente de cambio, la cabeza del presidente en funciones para saber que, ahora sí, los derroteros serán otros y no los de la fútil entrega al establishment con perdones adelantados que sólo encienden las hogueras… y las alarmas.