Diario Basta!

Adios acné

El acné es una enfermedad cutánea del folículo pilosebáceo que provoca que las glándulas sebáceas generen más secreción de la que en un principio la piel es capaz de eliminar. Estos cúmulos grasos dan lugar a tapones –comedones –que cuando se oscurecen se convierten en espinillas. Al romperse el tapón la zona puede entrar en contacto con bacterias e infectarse formándose nódulos llamados pústulas. Afecta al 80% de la población en algún momento de su vida.

Las causas son numerosas, como los cambios hormonales, alteraciones endocrinas, climas extremos, el uso de ciertos medicamentos o cosméticos. No es contagioso y puede persistir hasta los 40 años.

ayudar a sanar las lesiones ocasionadas por esta enfermedad cutánea y en gran medida prevenir la formación de otras nuevas. La terapia con luz pulsada para acné consigue:

* Reducir la infección: El P. Acnes es una bacteria típica del acné que genera unas sustancias llamadas porfirinas, que son fotosensibles. La energía emitida por el equipo de luz pulsada IPL incide sobre estas sustancias, induciendo la destrucción de la bacteria y disminuyendo la sobreinfección.

Reducir la producción de sebo: El efecto térmico de la luz pulsada destruye la glándula sebácea o, al menos, disminuye la producción sebácea, que consigue una remisión prolongada del acné.

El protocolo del tratamiento con luz pulsada que seguimos en el Instituto de Cirugía Plástica & Medical Spa es: Primer mes una sesión cada semana, segundo mes una sesión cada 15 días y a partir del tercer mes una sesión de mantenimiento por mes.