A oscuras… con Jorge Salinas

10365
Raquel Bigorra

Quien debutó el pasado viernes en A oscuras me da risa, fue mi querido Jorge Salinas. Aquí les comparto Cara a Cara como se sintió el actor con el estreno.

Bigorra: ¿Todavía te pones nervioso?

No, para nada. (risas) Claro que me pongo nervioso y más que ustedes ya llevan un ritmo y están súper acoplados. Ahora yo soy el que tengo que agarrarles el timing. Mira cómo estoy empapado de sudor.

Bigorra: ¿Y así es siempre?

Sí, no entiendo cómo ustedes no sudan. Lalo Santamarina y yo así terminábamos cada función de Aventurera. Hice la obra 14 años.

Bigorra: Así te vi en el camerino cuando te fui a ver en Variaciones enigmáticas. Sudas mucho pero lo bueno es que hueles rico.

Por lo menos. (risas) Bueno, es que yo me entrego al 100%. Desde que la leí, me puse a estudiar. Vine varias veces a ver la función. Una vez que entro aquí, me olvido de todo y pongo todos mis sentidos en lo que estoy haciendo. Es un desgaste físico y emocional fuerte, por eso acabo empapado.

Bigorra: Cuando viniste a ver la obra antes de aceptar hacerla ¿Qué pensaste?

Vi el teatro lleno y me maravillé. No todas las obras están así como esta. A mí me ha tocado dar función para pocas personas. Esto es una bendición, ver a la gente carcajearse y salir de la función feliz, fue lo que más me gustó. Además de que la obra está muy bien escrita.

Bigorra: ¿Listo entonces para la gira?

Ya el 15 en Celaya. Hay algunas plazas como Guadalajara y Monterrey que las hará Bisogno, pero todas las demás iré yo. Estas dos funciones aquí en México fueron mi debut y yo me sentí contento y al escuchar las risas del público me motivaron mucho. Así que listos para la gira. De verdad me emociona mucho poder hacer este trabajo.

Bigorra: Estuviste muy apapachado en el estreno. A la segunda función llegó Elizabeth, tú mujer.

Siempre nos apoyamos y no creas, saber que ella está aquí también le suma al nervio. Ella me acompañó a ver las funciones cuando me estaba estudiando los textos. A mi mujer le gustó mucho la obra, espero que le haya gustado como hice a Antonio. Me confesó Elizabeth que le había encantado el trabajo de su marido. Así que los dos abandonaron el teatro felices y contentos. Me imagino que se fueron a celebrar. El público aplaudió muchísimo el trabajo de Jorge y nosotros en la compañía ya sentimos a Salinas como de la familia. Nos leemos mañana en Ahí viene la Bigorra, que les tengo muchas más anécdotas de este estreno.