Diario Basta!

A escondidas

Ayer jueves, con eso de que todos en las redes le entramos al #tbt, aprovechamos para sacar del baúl de los recuerdos algunos imágenes de nuestro pasado. La que sorprendió a todos fue Karla Souza al subir una foto de su boda con Marshal Trenckmann.

El texano y la actriz se casaron en el 2014 pero la prensa no tuvo acceso, ni los invitados compartieron en redes el enlace, así que digamos se casaron en secreto. La lista de los famosos que se han casado en secreto es larga. Pero he estado haciendo un sondeo con mis amigas y muchas me confesaron que felices lo hubieran hecho a escondidas también. Quizás el término se escuche raro, pero de que les hubiera gustado tener menos compromiso de invitar a ciertas personas al enlace, es un hecho.

Que a tu papá no le guste el novio que elegiste es un buen motivo para no invitarlo a la boda. La tía que siempre trae un nuevo novio borracho que echa a perder las fiestas, también cuenta. Tener que pasar a las mesas a saludar a los amigos de tus papás que ni conoces, y que luego ni mandan regalo también es otro buen motivo para casarse a solas.

También están los parientes incómodos que hace mucho tiempo no vez, pero tu mamá te obliga a invitarlos. Evitar a la madrastra mal encarada, ahorrarte una lana para invertirla en el lugar en que será tu nidito de amor, también te puede hacer cambiar de idea. En lugar de hacer una mega fiesta con 500 invitados de los cuales solo te importan 60, es suficiente.

Si estás planeando tu boda, piensa en calidad y no cantidad. Si te da por ir al juzgado y no invitar a nadie también se vale. Tengo amigas que nunca han soñado con vestirse de blanco. No todas somos de andar con el vestido en la cajuela. Todo está bien. Lo que no se vale es no pasarla bien por complacer a tanta gente que no valora el que los invites.

¿Será por las razones antes mencionadas que muchos famosos se casan sin darle parte a tanta gente? Está el caso de Alejandro Sanz. Él sí se aventó la mega fiesta, pero los invitados iban al bautizo de su hijo. Sorpresa la que se llevaron cuando Raquel, su esposa, salió vestida de blanco.

¿Ya ven? Cuando se trata de celebrar el amor todo se vale. No dejes de ser feliz por el qué dirán. Cásate como quieras. Hazlo público o privado como Karla Souza, pero sé feliz. Hazme caso y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.