¡Claudia, te amo!

111

*Un discurso rapidín de AMLO en Iztacalco

*La competencia, hasta chanclas reparte

*Los de seguridad, “al tiro” en Coyoacán

 

Ian Soriano/Grupo Cantón

Un rapidín… Así fue el discurso de López Obrador en su tercera visita en lo que va de su campaña a la Ciudad de México. Ayer entró por la calle Sur 16 junto con Claudia Sheinbaum, a pronunciar un discurso de pocos minutos en la delegación Iztacalco. Tenía que volar a Tamaulipas para continuar con su “campaña a ras de tierra”

Unos curiosos banderines circulares colorearon la rústica calle, con los mandamientos morenistas: No mentir, No robar, No traicionar. El apoyo de los lugareños se deja sentir con más fuerza cuando se juntan Sheinbaum y AMLO. Allá les gritan: “¡Claudia y Obrador, equipo ganador!”. Algunos jóvenes y señores se treparon a las ramas de los árboles para enseñar mantas y escuchar el discurso. También una familia salió al balcón de su casa de dos pisos a mirar el alboroto por la presencia del Peje.

Un Mario Delgado inspirado aseguró que los candidatos de la coalición Juntos haremos historia “le darán una paliza electoral a la familia imperial”. A su vez, el aspirante a alcalde, Armando Quintero, también con grito de enjundia, agrega que Iztacalco es Morena. En la colonia Ajusco (Coyoacán), a unos pasos de donde hubo sillazos en la precampaña, al equipo de seguridad de Claudia se le ve -como se dice- “al tiro”.

También en Coyoacán, a medio discurso, un nutrido grupo de jóvenes de bachillerato enciende las antenas de los hombres de chaleco moreno. Pasa la alerta: son integrantes de la Confederación Universitaria. Las sillas están en su lugar y el público también, agitando banderines, filmando con sus tabletas y su celular a Claudia que sobre el quiosco del parque reclama que la competencia parece tienda de autoservicio repartiendo tenis, zapatos, tinacos. ¡Chanclas!, agrega una señora.

En la delegación Benito Juárez, con una cartulina, una madre con sus hijas le pide a Claudia seguridad en los parques de la zona, como el Miguel Alemán. Un señor “ponchado” lleva del brazo a la candidata y mientras las vecinas le arrojan confeti, ella camina tomada de la mano de un par de niñas.

El aspirante a alcalde, Fadlala Akabani, transmite la buena noticia de que en la carrera presidencial, y de Jefatura de Gobierno y en la BJ, Morena va arriba. “Vamos a acabar con el estigma de que esta es una delegación panista”.

Al final de sus cuatro recorridos diarios, Sheinbaum se lleva un halago descarado: “¡Claudia, te amo!”.