Fiesta con causa

10176
Raquel Bigorra

Como cada año, mi queridísima amiga Perla Díaz de Healy, convoca a la comida de Maepec. Ya les he contado en este espacio que la fiesta de disfraces es una locura. Las amigas que llegan a apoyar a la Fundación Maepec se producen más que un profesional. Las mujeres en apoyo al estudio del Periodismo y la Comunicación, saben cómo recaudar fondos y al mismo tiempo pasarla rebien.

En la mesa del jurado nos juntamos Ramiro Fumazzoni, Elizabeth Álvarez, Omar Fierro, René Strickler, Luz Elena González, Aleida Núñez, Lenny de la Rosa, Juan Martín Jáuregui y un poquito más tarde llegó mi Ernesto Laguardia para conducir el evento junto a Jan.

Unos días atrás estuvo en casa cenando con su esposa Paty e hijos, y me contó que el día del evento sus hijos tenían planeado por la escuela, ir a la feria de Chapultepec.

Por eso no llegaría a la comida de Maepec, pero a conducir el show, ni loco faltaba. Está súper comprometido con las becas, pero también con Perlita y Juan Francisco Healy Ortíz, quienes son padrinos de su hijo Emiliano.

Jan llegó muy temprano y anduvo muy aplicado haciendo sus apuntes para tener todo perfecto en la conducción. Nos presentó a todos con mucho cariño mientras los que nada más íbamos a calificar los disfraces decíamos salud. Un brindis aquí, otro allá, ahí les encargo como terminamos de contentos. Menos Elizabeth Álvarez, quien en casa la esperaban sus hijos, los demás decidimos celebrar en grande.

Con decirles que del evento nos la seguimos al show que dio Samo en el Lunario, para otra fundación. Con eso de que andamos muy altruistas, nos fuimos mi marido, Ramiro Fumazzoni, Aleida Núñez y yo, a ver a Lenny con Samo.

El ex de Camila invitó a mi querido Lenny a cantar un par de canciones y allí estuvimos aplaudiéndoles a los amigos.

Después del show nos fuimos al camerino a brindar y seguir filosofando. Ramiro contándonos que su mujer, por estar en el súper, ya no quiso alcanzarlo en el Lunario y mi Aleida Núñez nos confesó los detalles de su divorcio. Nada, que la vida sigue, y que esto que lo otro, salud.

Cabe señalar que eran como las 11:30 p.m., no muy tarde, pero a mí se me hacían las 2 de la mañana. No me acordaba que en el evento de Maepec me envalentoné y para ponerle más sabor, invité a mis amigos de zumba a subirnos al escenario.

Los instructores Zin, se encargaron de armar un popurrí sabrosón y durante una semana estuvieron en casa enseñándome las coreos de zumba. Fue increíble la energía que vivimos en el escenario.

Estaban todos encantados haciendo zumba con nosotros, con todo y disfraces y mire que unas iban de Miss Peggy, otras de Lotería Nacional y así, varios atuendos que apenas y permitían movilidad por los diseños tan elaborados que portaban, pero las pusimos de pie a menear todo el cuerpo. Mis compañeros artistas estuvieron muy divertidos también moviéndose al ritmo de zumba, pero sobretodo, con ganas de apoyar.

Gracias Perlita por cada año convocarnos y por hacernos sentir parte de Maepec.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! Cada día estoy más convencida que con entusiasmo y alegría se puede lograr mucho más.

Nos leemos próximo viernes en El manual de la buena esposa.